Roma y la basura de la discordia

Roma está sucia, llena de desperdicios que rebosan de los contenedores y caen en las aceras, mientras el Ayuntamiento, el organismo que recoge la basura (AMA) y el consorcio privado que la destruye, Colari, se echan la culpa de la situación.

“Roma está sucia”, reconoció ya a principios de semana el alcalde de la capital, Ignazio Marino.

Y no solo está sucia, sino que los ciudadanos están enfadados y se quejan del mal olor que genera la basura que se amontona en los contenedores, que mancha las calles y que ocupa los pasos de cebra.

En Roma, los residuos perecederos y alimenticios, es decir, los que no pueden ser reciclados o recuperados, son recogidos diariamente por camiones del AMA y trasladados a plantas donde son posteriormente triturados.

“La mitad son llevados a plantas públicas del AMA y la otra mitad, a instalaciones del consorcio privado Colari, donde son posteriormente destruidos”, aseguró la concejala de Ambiente, Estella Marino, en una entrevista con Efe.

Pero, desde hace días, las instalaciones de Colari “han reducido su volumen de trabajo”.

“Por desgracia, en los últimos días, algunas instalaciones de tratamiento biológico de los residuos perecederos de Colari han recogido menos basuras y esto tiene como consecuencia que los camiones no saben donde llevar o qué hacer con las toneladas de residuos que no son aceptadas”, explicó.

Por ello, los trabajadores municipales deciden dejar las basuras en los contenedores y estos están ya al máximo de su capacidad.

Manlio Cerroni, propietario de Colari, sostiene que su empresa está poniendo todo de su parte en esta situación, pero justifica que sus instalaciones admitan menos residuos de los que están autorizados por la “gravísima morosidad que acumula el AMA desde hace tiempo”.

Cerroni habla de que este organismo municipal de recogida de basuras debe a su empresa “decenas de millones de euros”, mientras que desde el Ayuntamiento aseguran que el AMA paga con regularidad.

“El AMA está pagando regularmente a sus proveedores, aunque hay una controversia sobre el coste de la instalación que tritura las basuras”, sostuvo Estella Marino.

El Ayuntamiento romano y su organismo de recogida de basuras responsabilizan de la situación a Colari, mientras que este consorcio privado carga a su vez contra estas administraciones, con un resultado: son los 3 millones de habitantes los que sufren las consecuencias de la degradación que viven las calles romanas.

Los puntos más críticos se encuentran cerca de los parques, que se llenan de gente los fines de semana, precisamente cuando la recolección de basuras se reduce notablemente.

Ante este problema, el AMA ha decidido trabajar “las 24 horas del día” en las instalaciones donde destruyen los residuos y duplicar la presencia de personal los domingos para asumir así las toneladas rechazadas por la sociedad privada.

Por su parte, el Ayuntamiento ha firmado una ordenanza urgente para hacer frente a esta situación mediante la cual se autoriza el uso de otra “trituradora que se encuentra en Roma pero que solo se usa en momentos de urgencia”.

“Estas medidas están dando su fruto porque poco a poco la situación está volviendo a la normalidad en la mayoría de los barrios romanos”, aseveró la concejala de Ambiente.

Marino comentó que hasta ahora, existía una normativa que exigía a Roma eliminar los residuos dentro de la ciudad, lo que implicaba utilizar solo las plantas del AMA y las de Colari.

Pero que “con la nueva Ley de Estabilidad, será posible portar residuos fuera de la región” lo que posibilitará “ampliar el mercado” y poder utilizar las instalaciones de “otras empresas italianas y europeas que quieran contribuir”.

“Esto permitirá que no haya un monopolio de Colari. Supongo que Colari no está del todo contento con que estemos haciendo todo lo posible para diversificar el mercado”, concluye la concejal.

Laura Serrano-Conde –  EFE

Un Comentario

Deja un comentario