Buenos Aires rescata joyas de su vestuario teatral

Miles de ampulosos vestidos, trajes y capas, que alguna vez vistieron grandes actores de la escena teatral porteña, vuelven ahora a deleitar los ojos de los espectadores, con la apertura en Buenos Aires del vestuario más grande de Sudamérica, que reúne todas las prendas usadas desde 1963.

Buenos Aires rescata joyas de su vestuario teatral

El nuevo deposito del Complejo Teatral de Buenos Aires, conformado por los teatros San Martín, Regio, Alvear, De la Ribera y Sarmiento, posee unos 600 metros cuadrados de superficie y fue pensado con el objetivo de ponerle fin al deterioro y abandono de alrededor de 30.000 prendas que conforman un patrimonio histórico.

“Esto es un sueño”, dijo a Efe el jefe de sastrería del complejo teatral oficial, Aníbal Duarte, quien presentó hace dos años el proyecto a la Fundación Amigos del Teatro San Martín, para construir el “gran placard”.

“Les mostré lo que estaba pasando con la ropa, que se estaba pudriendo. Hubo que tirar ropa que no se reconocía” indicó.

La construcción del centro de vestuario teatral fue financiada por los Ministerios de Cultura y de Desarrollo Urbano del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, del que depende el Complejo Teatral, mediante la Ley de Mecenazgo, régimen que posibilita que contribuyentes puedan destinar parte de sus ingresos a proyectos culturales.

Hasta el momento, unas 18.000 piezas textiles fueron recuperadas, registradas y resguardadas en un espacio constituido bajo normas internacionales.

Sin embargo, el gran vestuario porteño no busca transformarse en un tradicional museo, que solo resguarda y exhibe piezas de antaño.

“Es un deposito vivo. Si bien entre unas 300 y 500 prendas, que son un tesoro, no se pueden modificar, las producciones que se hacen en el complejo teatral se realizan entre un 60 y 70 % reciclando ropa que ya se había utilizado”, resaltó Duarte.

Paula Ramos, una de las tres responsables convocadas por la Fundación para llevar adelante el proyecto, indicó a Efe que “las prendas tienen un gran valor por la historia que tiene el teatro, por quién las usó y por quién las diseñó”.

Ramos detalló que el centro tiene tres objetivos: en primer lugar, identificar, contabilizar y saber en qué estado están las prendas; luego, tener un espacio físico en condiciones, con estándares adecuados para la conservación de textiles; y por último, desarrollar una aplicación informática, denominada Xirgu.

El programa informático, llamado así en honor a la gran actriz de origen español Margarita Xirgu (1888-1969), posibilitará no solo organizar el vestuario sino también “poder gestionarlo”, no solo saber “dónde está ubicada cada prensa en todo este gran espacio que se desarrolló” sino saber “quién la hizo, quién la usó y si cambió”, subrayó Ramos.

Para la finalización del trabajo y apertura total del complejo aún “faltará un año mas”, indicó, pero para final de este año tienen previsto concluir el catálogo de las “prendas tesoro”.

“La colección tesoro la van a conformar prendas específicas, de un alto valor significativo, simbólico, material, que no van a volver usarse. Ellas sí van a tener un carácter de pieza de colección, van a estar en una ubicación determinada y también se las va conservar”, aseguró.

El “catalogo tesoro” contará, además, con “la historia de cada una las prendas” en un texto de investigación realizado por especialistas.

La inauguración oficial del espacio se realizó el pasado miércoles y en esta primera apertura, durante dos días, posibilitaron a todos los amantes del teatro zambullirse un poco más en ese mágico ambiente que se enarbola en los escenario porteños.

Yamil Cáceres – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario