Greenpeace teme su cierre en India

Greenpeace solo tiene recursos para funcionar hasta finales de junio en la India y teme un cierre inminente si un tribunal no autoriza el desbloqueo de sus fondos ordenado por el Ministerio del Interior indio, informó hoy a Efe una fuente de esta organización ecologista.

Greenpeace teme su cierre en India

“Nuestras cuentas bancarias nacionales e internacionales han sido congeladas y no podemos acceder a ninguno de nuestros fondos. En esta situación, el cierre parece inminente”, dijo el director ejecutivo de la entidad en el país asiático, Samit Aich.

El responsable de la organización explicó que Greenpeace solicitó al Tribunal Supremo de Delhi que revoque la orden del Ministerio, que en abril bloqueó las cuentas por supuestas irregularidades en la financiación desde el exterior, y conceda “medidas provisionales que nos permitirían acceder a nuestros fondos”.

La mayor parte de los empleados y colaboradores de Greenpeace India, 228 de 340, firmaron un escrito en el que se comprometen a trabajar sin cobrar durante un mes, con lo que la entidad “será capaz de mantener sus funciones básicas hasta el final de junio”, aunque confía en una decisión favorable del tribunal que “evite este apuro”, afirmó.

Interior suspendió temporalmente el registro de Greenpeace como asociación y congeló siete cuentas bancarias suyas por entender que su financiación desde el exterior afectaba “perjudicialmente” al interés público y económico del Estado indio.

La decisión se enmarcó en el contencioso que mantienen el Gobierno indio y esta asociación desde junio del año pasado, a raíz de una investigación ordenada por la Oficina de Inteligencia de la India, que advirtió de que algunas organizaciones no gubernamentales obstaculizan la economía del país asiático.

Interior pidió al Banco Central que investigara la financiación de Greenpeace, en especial la procedente del exterior, y congeló fondos de la asociación, aunque en septiembre un tribunal ordenó que los desbloqueara y fueron bloqueados de nuevo en abril.

Greenpeace, por su parte, considera que se trata de una campaña de desprestigio contra ella, en respuesta a las protestas que organiza para denunciar el impacto ambiental de proyectos mineros y energéticos en la India.

La organización no figura entre las principales entidades receptoras de fondos extranjeros en la India, según los datos del propio Ministerio.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario