Ministro iraní visita Bagdad tras captura de Al Ramadi

El ministro iraní de Defensa, Huseín Dehgan, llegó hoy a Bagdad para analizar con responsables iraquíes la cooperación de seguridad entre ambos países, un día después de que la ciudad de Al Ramadi cayera en manos de los yihadistas.

Ministro iraní visita Bagdad tras captura de Al Ramadi

Una fuente del Ministerio de Defensa iraquí dijo a Efe que Dehgan se reunirá con su homólogo iraquí, Jaled al Obeidi, y otros altos cargos de la seguridad para abordar la situación sobre el terreno.

La visita del ministro iraní coincide con el inicio de la movilización de milicianos chiíes para lanzar una ofensiva y recuperar Al Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, de mayoría suní.

Irán, firme aliado de las actuales autoridades de Bagdad, ha enviado a su Guardia Revolucionaria a combatir en Irak contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La presencia de las fuerzas iraníes o de milicianos entrenados por las mismas, y su dominio en algunas batallas como la de Tikrit, han despertado los temores y las críticas de varios países, entre ellos Estados Unidos.

La caída ayer de Al Ramadi, asediada desde hace varios días por el EI, abre un nuevo frente en la lucha con los yihadistas y ha llevado hasta las tribus suníes a aceptar la participación en la futura ofensiva de los milicianos chiíes.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que es también el comandante general de las Fuerzas Armadas, ordenó ayer al Ejército, a las milicias chiíes afines denominadas “Multitud Popular” y a los voluntarios tribales locales que se prepararen para liberar Al Anbar.

Las tribus suníes rechazaban la intervención de estos grupos chiíes, después de que se registraran torturas y asesinatos de suníes por parte de milicianos chiíes durante la batalla por la liberación de la vecina provincia de Saladino, el pasado marzo.

La ocupación de Al Ramadi por los yihadistas supone un duro revés para el Gobierno iraquí que anunció después de la liberación de Saladino que su siguiente objetivo era la expulsión de los combatientes del EI de Al Anbar y luego de Nínive.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario