Ejército produce pan ante escasez en Bolivia

El Ejército boliviano producirá decenas de miles de panes para paliar la escasez provocada por una huelga de panaderos que comenzó hoy en las ciudades de La Paz y El Alto en rechazo a la retirada de la subvención estatal a la harina de trigo que se mantenía desde el 2011, informaron fuentes oficiales.

Ejército produce pan ante escasez en Bolivia

Los sindicatos de panaderos iniciaron este lunes un paro de 48 horas, lo que ha provocado la escasez del producto en varios barrios, y sus miembros marcharon desde la ciudad de El Alto a la de La Paz.

La carencia de pan no ha podido ser aliviada esta madrugada por la producción de la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa).

Los ministros de Defensa, Reymi Ferreira, y Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, afirmaron en una rueda de prensa que los soldados de siete unidades militares de las dos ciudades producirán 70.000 unidades diarias de la pieza conocida como “marraqueta”, de 60 gramos de peso.

Según Ferreira, si persiste la huelga convocada inicialmente para dos días, la fabricación del pan se multiplicará en los cuarteles en esas dos ciudades, las más beneficiadas por el subsidio a la harina.

Ante el retiro de la subvención, los gremios de panaderos han anunciado un aumento del precio de la unidad del pan, de 0,40 centavos de bolivianos (unos 0,05 centavos de dólar) a 0,50 centavos de bolivianos (0,07 centavos de dólar).

Según el Gobierno, los precios de la harina sin subvención en el mercado son ahora similares a los de hace una década y existe una hoja de costos que demuestra la rentabilidad de la producción de pan sin que la materia prima esté subsidiada.

Frente a este argumento, los panaderos sostienen que la retirada de la subvención no se debe a la bajada de los precios de la harina en el mercado, sino a que el Gobierno se está quedando sin liquidez debido a la bajada de los precios del gas natural, cuya exportación es uno de los pilares de la economía boliviana.

Ramos explicó hoy que el precio de la harina en 2013 era de una suma equivalente a 48 dólares por un bolsa de 50 kilos, mientras que este año el mismo producto cuesta alrededor de 21 dólares, lo que muestra que ya no es necesaria la subvención estatal.

“Esto debería ser un elemento que, en vez de generar conflicto, debería alegrarnos porque Bolivia está camino de eliminar subvenciones porque ya está produciendo el trigo suficiente para la elaboración del pan“, sostuvo la ministra.

La harina para la producción de pan en Bolivia estaba subvencionada por el Estado desde 2011 y este año el Gobierno presupuestó inicialmente para ese fin 412 millones de bolivianos (unos 58,8 millones de dólares).

En otras regiones del país como Santa Cruz (este) y Tarija (sur), hay normalidad en la fabricación y venta de pan debido a que en esas zonas no se empleaba la harina subsidiada.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario