Benfica: del “jogo bonito” al pragmatismo

El Benfica volvió a coronarse campeón de Liga en Portugal esta temporada pero con un estilo diferente al que le hizo conocido en el mundo entero en campañas anteriores, alejado del “jogo bonito” y con un fútbol eminentemente más práctico.

Benfica: del “jogo bonito” al pragmatismo

El artífice de ese cambio fue el entrenador, el portugués Jorge Jesús, quien después de ver cómo algunos de sus jugadores con más calidad eran vendidos una vez más -el club lisboeta es famoso por sus traspasos multimillonarios-, optó por otro camino y modificó su mentalidad para repetir éxitos.

“Fueron once meses en los que trabajamos para ser campeones, a sabiendas de que esta plantilla podría no tener tanta calidad como otros años. Pero fue un plantel unido, como una familia, lo que en algunos partidos hizo la diferencia”, admitió en declaraciones a la televisión Sport TV nada más revalidar el título.

Solo en 2014 abandonaron la disciplina del club pilares fundamentales como el serbio Matic, el hispano-brasileño Rodrigo, el argentino Garay o su compatriota Enzo Pérez, a los que se sumó el brasileño Siqueira, que estaba cedido, y las jóvenes promesas Lazar Markovic y André Gomes.

El centrocampista griego Samaris, el delantero brasileño Jonás, su compatriota Jardel, el portugués Pizzi -que cambió de posición para suplir la marcha de Enzo- y el luso Eliseu fueron sus sustitutos en el once, mientras que el brasileño Talisca figura ahora mismo como principal apuesta de futuro.

La clave, en opinión de Jorge Jesús, fue la mayor veteranía de las “águilas” frente a la juventud e inexperiencia de su principal rival, el Oporto.

De hecho, el once titular del conjunto “encarnado” presenta una edad media superior a los 29 años, frente a los 24,5 de los “dragones”.

Esta diferencia se extiende al banquillo: Jorge Jesús presenta una larga trayectoria a sus 60 años -ha pasado por una decena de clubes lusos y acumula seis campañas en el Benfica-, mientras que Julen Lopetegui, de 48 años, acaba de llegar a la elite del fútbol de la mano del Oporto después de un exitoso paso por las categorías inferiores de la selección española.

“Hemos ido creciendo, conmigo el Benfica gana o disputa por los menos los títulos (…) El Oporto tiene grandes jugadores, pero el Benfica fue mejor como equipo, más unido y experimentado”, defendió el técnico de los lisboetas.

Hombres como el colombiano Jackson Martínez, los laterales brasileños Danilo y Álex Sandro y el argelino Brahimi son objeto de deseo para numerosos “grandes” de Europa, acompañados por una legión de jóvenes de calidad cedidos por otros equipos como el español Óliver, su compatriota Tello o el brasileño Casemiro.

La apuesta por el pragmatismo de Jorge Jesús es especialmente significativa en su caso, ya que durante años fue acusado de construir un equipo que desplegaba un fútbol atractivo y vistoso, pero que a la hora de la verdad no ganaba títulos.

Después de conseguir la Liga en su primera temporada (2009-2010), no volvió a recuperar el campeonato nacional hasta la pasada campaña, tres años en los que pese a conseguir varios títulos coperos, recibió duras críticas.

De hecho, se especuló largamente con su salida en verano de 2013, después de un fatídico mes de mayo para las “águilas”, que perdieron la Liga contra el Oporto en el minuto 91, cayeron en la final de la Liga Europa ante el Chelsea por un cabezazo en el 89, y doblaron la rodilla en Copa ante el Vitória de Guimaraes tras dejarse remontar en los últimos quince minutos.

“También conquistamos este campeonato por la experiencia acumulada a lo largo de estos seis años, supimos trabajar en un clima de presión, fuimos pragmáticos, y eso fue determinante para ganar”, resumió el entrenador del conjunto “encarnado”.

La mejor prueba se produjo en el “clásico” disputado por Benfica y Oporto en Lisboa el pasado 26 de abril, cuando los locales se dedicaron fundamentalmente a conservar el resultado y consiguieron un 0-0 a la postre clave.

La asignatura pendiente de las “águilas” y del propio Jorge Jesús continúa siendo Europa, ya que fue eliminado en la primera fase de la Liga de Campeones de este año, perdió en las finales de Liga Europa de 2013 (Chelsea) y 2014 (Sevilla), y cayó en cuartos de la Champions de 2012 contra un Chelsea que sufrió para pasar pero que, a la postre, se erigió en campeón.

Ahora la duda en Portugal es saber si el Benfica no se verá obligado a cambiar de entrenador de cara a la próxima campaña, ya que el propio técnico no ha escondido su interés en probar suerte más allá de las fronteras lusas.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario