El magistrado Fabio Uchoa, del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro, en Brasil, consideró que era "notorio" que Fernandinho Beira-Mar dirigía el grupo criminal responsable por los asesinatos. Fernandinho Beira-Mar acumula penas que suman 309 años y dos meses de cárcel, y todavía tiene pendientes otros juicios.


Los presos, asesinados en el motín de la cárcel de máxima seguridad de Bangú I el 11 de noviembre de 2002, eran Ernaldo Pinto Medeiros, Carlos Alberto da Costa, Wanderlei Soares y Elpídio Rodrigues Sabino, todos integrantes de una banda de narcotraficantes rival.

El juicio de Beira-Mar, narcotraficante con conexiones en Colombia y Paraguay y que al final de los años 1990 y comienzo de los 2000 era el mayor capo de Brasil, comenzó el miércoles, duró algo más de diez horas y la sentencia se leyó en la madrugada de hoy.

Con la nueva condena, Fernandinho Beira-Mar acumula penas que suman 309 años y dos meses de cárcel, y todavía tiene pendientes de juicio varios procesos por delitos como lavado de dinero, contrabando y asociación para el tráfico internacional de drogas.

Fernandinho Beira-Mar fue detenido por el Ejército de Colombia el 21 de abril de 2001 en Vichada, departamento selvático en la frontera con Brasil y tres días después fue extraditado a Brasil, donde ya estaba condenado por sus actividades ilícitas.

Actualmente el narcotraficante cumple su condena en la cárcel federal de Porto Velho, en el estado amazónico de Rondonia.

EFE