Mujeres paraguayas muestran su indignación por casos de niñas embarazadas

Mujeres de todas las edades se reunieron hoy en Asunción, frente al río Paraguay, para mostrar su indignación por los casos de niñas embarazadas que han sacudido al país en las últimas semanas, así como para exigir mayores penas para los responsables de abusos sexuales y violación a menores.

Mujeres paraguayas muestran su indignación por casos de niñas embarazadas

El grupo se congregó en la carretera a lo largo del río portando pancartas de denuncia e instando a peatones y conductores a firmar para lograr una modificación de la actual legislación, que establece una pena mínima de tres años para los autores de este tipo de delitos.

Noelia Quintana, que convocó la iniciativa a través de Facebook, se manifestó favorable a subir la pena mínima a cinco años y la máxima a 25, como medida para acabar con la lacra de menores embarazadas por violación.

“Esto es un manifiesto claro de repudio a la desidia de las autoridades porque ninguna institución ni legisladores han salido a ofrecer soluciones”, dijo a Efe Quintana, profesora universitaria de Historia.

El acto se produjo cuando en Paraguay siguen resonando casos de abusos sexuales a menores, después de que en abril se hiciera público el de una niña de 10 años embarazada, presuntamente a consecuencia de los abusos sexuales a los que la sometía su padrastro, que ingresó el lunes en la prisión de Tacumbú, en Asunción.

Además, la madre está en prisión preventiva por supuesta complicidad con el padrastro.

A este caso se sumaron otros, entre ellos el de una niña de 13 años, embarazada también como resultado de una presunta violación y cuya madre fue imputada por una supuesta “dejación del deber de cuidado”.

La ONU denunció esta semana a Paraguay por “no cumplir con su responsabilidad de actuar con la debida diligencia” en el caso de la niña embarazada de 10 años.

En este sentido, Quintana dijo estar de acuerdo con esa denuncia y anunció que seguirán recogiendo firmas para entregarlas al Congreso y propiciar que se trate el proyecto de aumentar las penas en esos casos.

“En cierta manera lo ocurrido tiene un lado positivo porque se ha destapado la existencia de miles de casos que antes no se denunciaban por vergüenza o por una cuestión de educación”, opinó Quintana.

Según las cifras de 2014, que todavía son provisionales, 684 niñas de entre 10 y 14 años dieron a luz ese año, mientras que unos 20.000 de los alumbramientos fueron de adolescentes de 15 a 19 años. / EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario