En América Latina y el Caribe, más del 50% de las muertes por el tránsito ocurren entre peatones, motociclistas y ciclistas

Washington, D.C., 11 de mayo de 2015 (OPS/OMS) — En América Latina y el Caribe, más de la mitad de las muertes por causa del tránsito suceden entre peatones, motociclistas y ciclistas, señala un informe regional sobre seguridad vial de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. El reporte advierte que es necesario avanzar en la mejora de las leyes para que se pueda reducir el número de muertos por accidentes de tránsito y proteger a las poblaciones vulnerables.

En América Latina y el Caribe, más del 50% de las muertes por el tránsito ocurren entre peatones, motociclistas y ciclistas

Cerca de 150 mil personas fallecieron en las Américas en 2010 por lesiones causadas por el tránsito, aunque el riesgo que enfrentan los usuarios de las vías de tránsito difiere mucho por regiones, señala el Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial en la Región de las Américas.

Sólo en América Latina y el Caribe, un  27% de esas muertes se registraron entre peatones, un 20% entre motociclistas y un 3,7% entre ciclistas. Sin embargo, en América del Norte la mayor proporción de muertes se registra entre ocupantes de autos (70%) frente a un 12% de peatones. Un 44% de las muertes en las vías de tránsito en el Caribe hispano parlante corresponde a motociclistas.

El informe señala que a medida que las motocicletas se convierten en una forma más frecuente de transporte en las Américas, también pasan a ser una fuente de preocupación en materia de seguridad vial. Añade que las tasas de mortalidad vinculadas al uso de motocicletas subieron considerablemente entre 1998 y 2010 en todas las subregiones.

“El desafío para las Américas es tener políticas de transporte público adecuadas para contener, por ejemplo el aumento del uso de las motocicletas, y que establezcan también las medidas necesarias para proteger a todos los usuarios vulnerables de las vías de tránsito”, subrayó Eugenia Rodrigues, Asesora Regional para Seguridad Vial de la OPS/OMS. “La región avanzó en materia de legislación en estos años, pero aún debe hacer mucho más”, indicó.

El informe sobre seguridad vial señala que si bien un 42% de la población de la región está protegida por legislación sobre manejar bajo efectos del alcohol, sólo cinco de los 14 países que aprobaron esas normas consideran que el cumplimiento ha sido bueno. También advierte que las leyes sobre las normas del casco para motociclistas mejoraron, pero deben aumentar los esfuerzos en ese sentido.

Además, señala que las políticas que promueven el caminar o montar en una bicicleta deben estar unidas a políticas que alienten la inversión en los sistemas de transporte público como alternativa a utilizar vehículos automotores, ya que puede ayudar a mejorar la seguridad de los peatones y de los ciclistas en particular.

Los países de las Américas aprobaron en 2011 un plan de acción sobre seguridad vial para prevenir traumatismos por el tránsito, que busca que los países adapten su legislación sobre los cinco factores de riesgo: velocidad, alcohol, uso de cascos, uso de cinturón de seguridad y de asientos para niños.

La OPS/OMS se unió al llamado de adoptar las diez estrategias fundamentales para preservar la seguridad de los niños en las carreteras y calles: el control de velocidad; aplicar las leyes para que no se conduzca bajo el efecto del alcohol; el uso de casco por ciclistas y motociclistas; la protección de los niños en vehículos con sistemas de retención adecuados; la mejora de la visibilidad de los niños en las calles; la mejora de la infraestructura vial; la adaptación del diseño de los vehículos; la obtención gradual del permiso de conducir; la atención adecuada de los niños con lesiones y la vigilancia de los menores de edad cerca de las calles y carreteras.

Ningún Comentario

Deja un comentario