Cavaliers y Clippers toman control de sus eliminatorias

La inspiración individual del alero LeBron James hizo posible que los Cavaliers de Cleveland volviesen a tener control en la eliminatoria de semifinal de la Conferencia Este ante los Bulls de Chicago y lo propio hicieron Los Ángeles Clippers, con una gran labor de equipo, en la suya del Oeste frente a los Rockets de Houston.

Mientras que James fue el héroe que permitió a los Cavaliers imponerse a domicilio 84-86 a los Bulls, en el cuarto partido de la serie que disputan al mejor de siete, con empate a 2-2, los Clippers con una gran labor de equipo volvieron a arrollar y dejar en evidencia a los Rockets a los que ganaron por paliza de 128-95 y toman ventaja de 3-1.

James no jugó su mejor baloncesto, pero si fue el líder que anotó la canasta del triunfo que los Cavaliers que ahora vuelven a su campo del Quicken Loans Arena, de Cleveland, con la ventaja a su favor.

La estrella de los Cavaliers, que aportó un doble-doble de 25 puntos, 14 rebotes y ocho asistencias, en la última décima de segundo del tiempo reglamentario anotó con un tiro en suspensión la canasta que rompió el empate (84-84) y permitió al equipo de Cleveland conseguir la victoria, que puede ser la clave de la eliminatoria.

Si en el tercer partido fue el base Derrick Rose el que logró la canasta milagrosa del triunfo de los Bulls con un triple, también en la última décima de segundo (99-96) esta vez el héroe fue James.

La estrella de los Cavaliers le quito del protagonismo a Rose que con nueve segundos había logrado la canasta del empate a 84-84 que dio a los Bulls la esperanza de forzar la prórroga, después de haber remontado una desventaja de cinco puntos en los últimos 41 segundos con triple del escolta Jimmy Butler, incluido.

James había cometido una falta en ataque a Mike Dunleavy que hizo posible la canasta de Rose, una penetración perfecta, al tener los Bulls la posesión que la infracción de la estrella de los Cavaliers les permitió cuando ya no la esperaban.

Pero James, que anotó 10 de 30 tiros de campo, incluido un triple en siete intentos, y estuvo perfecto 4-4 desde la línea de personal, no dejó que su equipo regresase a casa con la desventaja de 1-3, por su culpa, y ahora tienen el control de la eliminatoria.

El quinto partido de la serie se jugará el martes, en Cleveland, y el ala-pívot Pau Gasol tampoco es seguro que pueda jugar con los Bulls, mientras que los Cavaliers cuentan también con la ausencia del ala-pívot Kevon Love, operado del hombro izquierdo.

Sin Gasol en el campo, sufre un tirón muscular en la pierna izquierda, Rose fue el líder del ataque de los Bulls al conseguir 31 puntos (11-23, 2-5, 7-7), repartió cuatro asistencias, capturó dos rebotes y perdió dos balones, sin que al final fuese factor ganador.

Mientras que Butler llegó a los 19 puntos, pero falló 13 de 8 tiros de campo, capturó cinco rebotes, recuperó tres balones, perdió otro, dio dos asistencias y esta vez su marcaje a James, incluido en el último tiro decisivo, no pudo frenarlo.

Si en el United Center, de Chicago, hubo protagonismo individual, en el Staples Center, de Los Ángeles, se dio todo lo contrario, los Clippers como equipo se aprovecharon de la mala estrategia de los Rockets y de su pobre defensa y les volvieron a ganar por paliza.

El pívot DeAndre Jordan volvió a ser el objetivo del entrenador de los Rockets, Kevin McHale, cada día más perdido en su función, a la hora de realizar las faltas estratégicas que no impidieron que al final fuese el máximo encestador de los Clippers con 26 puntos al anotar 14 tantos de 34 tiros de personal.

Jordan, que impuso un nuevo récord en la NBA con 28 tiros desde la línea de personal en la primera parte, también aportó un doble-doble de 17 rebotes y ridiculizó al pívot estrella de los Rockets, Dwight Howard, que fue expulsado del partido al cometer la segunda falta técnica cuando faltaban 9:52 minutos por disputarse.

El pívot de los Clippers superó la marca de Shaquille O’Neal que tenía 27 tiros de personal lanzados en una primera parte en el 2000, y ambos equipos concluyeron el partido con 93 lanzamientos de tiros libres, tres menos que los hicieron en el segundo encuentro disputado en el Toyota Center, de Houston.

Junto a Jordan, el ala-pívot Blake Griffin aportó 21 puntos, mientras que el escolta J.J.Redick llegó a los 18 tantos y el base Chris Paul, que sigue limitando sus minutos en el campo para recuperarse del tirón muscular que sufre, consiguió un doble-doble de 15 anotaciones y 12 asistencias.

Los Clippers, que buscarán el martes en Houston asegurar el pase a las finales de la Conferencia Oeste, las primeras de su historia, volvieron a romper el marcador a su favor en el tercer periodo con una racha de 29-7 y establecieron un parcial de 89-61 que incrementó la ventaja de seis tantos con la que llegaron al descanso (60-54).

El equipo angelino con su ataque ha superado en todos los partidos a la pobre defensa de los Rockets que han permitido que les anoten 117, 109, 124 y 128 puntos, respectivamente.

El escolta James Harden con 21 puntos y el alero de origen dominicano Trevor Ariza, que llegó a los 18 tantos, fueron los mejores de los Rockets, mientras que Howard, que jugó apenas 18 minutos, consiguió siete anotaciones y capturó seis rebotes.

Harden llegó a los 10 partidos consecutivos de playoffs con al menos 20 tantos y superó la marca del exescolta Tracy McGrady, que tuvo nueve.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario