Niños hospitalizados se preparan para recibir al Papa

Un centenar de niños paraguayos internados en un hospital del Gran Asunción, algunos aquejados de cáncer, concluyen los preparativos para recibir al papa Francisco, después de que hoy se anunciara que el centro será visitado por el pontífice, quien estará en Paraguay entre el 10 y el 12 de julio.

De acuerdo con el programa presentado hoy en Nunciatura, en un acto al que asistió el presidente paraguayo, Horacio Cartes, el papa acudirá el 11 de julio al hospital “Acosta Ñu”, ubicado en el Gran Asunción y dependiente del Ministerio de Salud Pública.

El pontífice tiene previsto charlar con varios niños del área de cardiología que fueron sometidos a cirugías complejas o trasplantes, según un comunicado del Ministerio.

A continuación entrará en la zona de cuidados intensivos, donde se interesará por los chicos en terapia intensiva, y luego recibirá un obsequio de los pacientes de oncología.

La estancia del papa en Paraguay, donde completará su gira latinoamericana que le llevará también a Ecuador y Bolivia, comenzará con una visita protocolaria a Cartes en el Palacio de los López, indicó el nuncio apostólico, Eliseo Ariotti, en una rueda de prensa.

El sábado, tras la visita al hospital “Acosta Ñu”, se trasladará a la localidad de Caacupé, a unos 55 kilómetros de la capital paraguaya, que es el más importante centro de devoción mariana de Paraguay, y donde recorrerá en el papa-móvil el trayecto hasta un santuario en cuya explanada se oficiará una misa.

El último día, el domingo 12 de julio, el papa tiene previsto visitar el Bañado Norte, parte del cinturón de barrios humildes de la capital paraguaya, expuestos a las periódicas inundaciones del río Paraguay.

Luego presidirá una multitudinaria misa en el campo de Ñu Guazú, el más grande del Asunción metropolitano, y donde en 1988 Juan Pablo II congregó a cientos de miles de personas a pesar de la fuerte lluvia.

Se trata de la segunda visita de la máxima autoridad de la iglesia católica a Paraguay desde la llegada de Juan Pablo II./EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario