Desmontan banda que explotaba oro y diamantes de reserva indígena en Brasil

La Policía brasileña desmontó hoy una organización criminal que extraía ilegalmente cerca de 160 kilos de oro y piedras preciosas por mes de la reserva de los indios Yanomami en la Amazonía, informaron fuentes oficiales.

Desmontan banda que explotaba oro y diamantes de reserva indígena en Brasil

El grupo criminal incluía empresarios, funcionarios públicos, joyeros, mineros ilegales, pilotos de avión y hasta propietarios de firmas financieras autorizadas a negociar con oro, según un comunicado de la Policía Federal, responsable por la operación.

La banda fue desmontada mediante la operación bautizada como “Wakari Koxi” (destrucción del medio ambiente en la lengua de los Yanomami) que movilizó este jueves a cerca de 150 agentes para cumplir 313 órdenes judiciales de arresto, allanamiento y decomiso en los estados de Roraima, Amazonas, Rondonia, Pará y Sao Paulo.

La operación incluyó una incursión en minas ilegales en la reserva Yanomami, ubicada en el estado de Roraima (norte de Brasil) y que tiene frontera con Venezuela.

Los Yanomami, propietarios de una de las mayores reservas indígenas en la Amazonía de Brasil y que también ocupan territorios en Venezuela, son una de las etnias con menos contacto con los no indios y por eso conservan gran parte de sus costumbres ancestrales.

“Llamó la atención de los investigadores no solo el montante de los recursos movidos sino también la voracidad con que el ecosistema era degradado por la actividad de extracción, que contaminó los ríos con mercurio y otros metales pesados, además de destruir la fauna y la flora de la reserva y la cultura de los Yanomami”, señaló el comunicado de la Policía Federal.

Los responsables por la operación calculan que la organización, investigada desde noviembre del año pasado, evadía mensualmente cerca de 17 millones de reales (unos 5,7 millones de dólares) en impuestos mediante la venta clandestina de oro, diamantes y tántalo (mineral de interés industrial) extraídos de las tierras indígenas.

Durante los seis meses de investigación, la Policía identificó movimientos financieros sospechosos por cerca de 1.000 millones de reales (unos 333,3 millones de dólares).

La Policía también allanó varias joyerías en el centro de Boa Vista, la capital de Roraima, utilizadas por la banda para comercializar el oro y las piedras preciosas.

Igualmente fueron realizados registros en sedes en Sao Paulo de instituciones financieras autorizadas por el Banco Central para operar en el mercado de capitales, que se sospecha, fueron usadas para comercializar el oro y lavar los recursos obtenidos por la red.

La comisaria Denise Dias Rosas Ribeiro, que comandó la operación, aseguró que tuvieron que actuar el tres frentes: “contra las personas que extraen el oro y los minerales valiosos en las áreas indígenas, contra los intermediarios que usas sus joyerías para recibir las piedras preciosas”

Y por último, “contra los que financian la operación, que están en las grandes ciudades”, señaló la comisaria en rueda de prensa.

De acuerdo con Rosas, en la dirección de la organización estaban firmas autorizadas a distribuir títulos y valores mobiliarios, incluyendo oro.

“Ya identificamos a los destinatarios finales de ese oro y realizamos operaciones en las reservas para demostrar la materialidad del crimen e intentar identificar a todos los miembros de la banda”, aseguró la comisaria.

Los acusados de pertenecer a la organización serán procesados penalmente por los delitos de asociación para delinquir, extracción ilegal de recursos naturales, uso indiscriminado de mercurio, invasión de territorios protegidos y receptación de bienes de procedencia ilegal.

Así como por los delitos de corrupción, contrabando, lavado de dinero y violaciones a la legislación financiera. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario