Por no poner un colorado como referente, privan de incentivos a productores de Itá

Acceder a los créditos blandos que el MAG otorga  a través del Crédito Agrícola les hubiese permitido construir invernaderos y adquirir tecnología, mientras que recibir asistencia técnica combatir las plagas que atacan los cultivos a partir de agosto e impiden obtener buenas cosechas durante los meses de mayor consumo.

Por no poner un colorado como referente, privan de incentivos a productores de Itá

Producto de la segunda colocación de bonos soberanos el MAG disponía en 2014 de 50 millones de dólares. De esta suma, 15 millones debían destinarse a la tecnificación del campo. Esto incluía la construcción de invernaderos, sistemas de riego, mallas de media sombra, reservorios de agua e inversión en implementos pecuarios para la cría de aves, de animales vacunos y de peces. Para distribuir el dinero se generó una línea de crédito dirigida a pequeños productores, consistente en préstamos con tasa anual del 10% a plazos de 5 y 7 años, principalmente para inversión de activos fijos, a través del CAH. Por su modalidad, los créditos se conocieron como “70/30”  (70 % subsidio y 30 % reembolsable).

La Asociación de Productores San Blas del municipio de Itá se reunió entonces con un representante del Ministerio de Agricultura. El organismo estaba dispuesto a brindar asistencia técnica y facilitar el acceso al crédito de los horticultores de la zona, pero con una condición: debían quitarle la presidencia de la asociación al liberal Juan Rodríguez Jarolin y poner en su lugar a un colorado. Los productores no aceptaron y se quedaron sin el incentivo.

En contacto con Radio Nanduti, el intendente de Itá, Fidel León, denunció que tras la negativa, el MAG decidió asistir “solo” a los horticultores colorados quienes a diferencia de los liberales, han sido beneficiados con préstamos y asistencia.

 

Producir a pesar del gobierno

Néstor Vera cultiva 15 mil plantas de tomates en la compañía Aveiro. Es uno de los 500 productores que se negó a aceptar los condicionamientos que pretendió imponer Jorge Gattini.

Al no tener acceso a los préstamos del Crédito Agrícola debe recurrir cada año a las financieras, donde la tasa de interés anual es del 20% sin posibilidad de refinanciación.

Contar con asistencia técnica le hubiese permitido combatir con éxito los ácaros que atacan la producción en los meses donde la temperatura es más alta y mayor es la demanda. Acceder al crédito, construir invernaderos, tecnología que le permitiría cultivar y cosechar durante todo el año.

Entre Baldovino Salinas, su hermano Emelanio y su cuñado Avelino Palacios, plantan otros 17 mil tomates. Carina y Deborah son las marcas del hibrido que mejor resultados da en la zona. Un sobre de 2.500 semillas cuesta 100 dólares.

Manguera al hombro, Avelino recorre de punta a punta su huerta. Lo acompaña Priscila, una de sus tres hijas.

A Baldovino le entusiasma la idea que tiene el intendente de crear un centro de abastecimiento en Itá.

La caja de 18 kilos levantada en su quinta cuesta 25 mil guaraníes (poco más de mil el kilo), mientras que puesta en el Mercado de Abasto alcanza los 45 mil guaraníes (poco más de tres mil el kilo). Para llevarla hasta Asunción debe pagar de flete 5 mil guaraníes por caja.

Falta de incentivos significa menor producción; menor producción menor oferta; menor oferta mayor demanda; mayor demanda suba de precios y necesidad de importación; suba de precios, menor consumo.

Teniendo en cuenta los “requisitos” que el MAG impone a los productores para otorgar estos incentivos no es difícil concluir que el organismo estatal es el máximo responsable tanto del alto precio como del contrabando.

Foto/Baldovino y Emenelio Salinas, Compañoa Aveiro-Itá.

Un Comentario

Julio Chaparro

Y es la recomendacion del nuevo rumbo .en canindeyu Ybyrarobana exigen coloradisar cuantas comsiones que se presentan.creen que de esa manera volveran a ganar elecciones.ya el pueblo en su momento les castigara a lo/as Narcopolitico complices y encubridores

Deja un comentario