El Sevilla huele a final, el Nápoles en peligro

El vigente campeón pasó por encima del Fiorentina y ganó 3-0 al conjunto italiano para poner pie y medio en la final de la Liga Europa que se complica para un Nápoles que no pudo superar al Dnipro ucraniano en un partido espeso en el estadio de San Paolo (1-1).

El Sevilla huele a final, el Nápoles en peligro

Los dos favoritos para alcanzar el último y decisivo partido de la competición dieron una de cal y otra de arena en sus ambiciones por alcanzar la gran final. Mientras que el Sevilla sacó pecho tras el encuentro que disputó en el Ramón Sánchez Pizjuán el Nápoles acabó con la cabeza gacha tras defraudar ante el Dnipro.

El cuadro de Unai Emery no falló en la ida de las semifinales de un torneo que el Sevilla aspira a ganar por cuarta vez. Nadie lo consiguió, sería el primero en llegar a ese número de trofeos y superaría a Inter de Milán, Liverpool y Juventus que también suman tres.

Ese reto y también llegar a la Liga de Campeones de manera directa si se proclama campeón es un premio demasiado goloso para el Sevilla que propuso a la Fiorentina un partido sin ningún tipo de reserva y sin esconder sus intenciones de ganar.

Dentro de esa ambición Aleix Vidal fue el gran protagonista de su equipo. El centrocampista de Tarragona no solo marcó los dos primeros goles del Sevilla sino que también fue un incordio constante para el conjunto italiano que hasta la explosión total del futbolista de la escuadra andaluza también pudo marcar algún gol.

La Fiorentina no aprovechó su ocasión y se dejó un gol por el camino. El Sevilla hizo el tercero por medio de Kevin Gameiro y dejó casi sentenciado su pase a la final. Sus opciones de lograr su cuarto título siguen intactas.

Mientras el Nápoles en el estadio de San Paolo no pudo pasar por encima del Dnipro ucraniano. El equipo de Rafael Benítez es el gran favorito de la eliminatoria y tiene muchas ganas de repetir un título que no levanta desde 1989 cuando Diego Armando Maradona dirigió a una ciudad entera hacia una alegría que todavía no pudieron repetir.

El conjunto ucraniano planteó un partido rocoso y muy complicado para el Nápoles que se atascó durante toda la primera parte y apenas tuvo tres momentos de inspiración en la segunda. Los protagonizaron el español David López y el argentino Gonzalo Higuaín. El primero con acierto abrió el marcador. El segundo en un par de ocasiones no fue capaz de batir al portero Deny Boyko.

El Nápoles pagó sus fallos y en prácticamente la única ocasión de la que gozó el Dnipro en el minuto 81 marcó para subir el empate al marcador. El culpable fue Yevhen Seleznyov que en el primer balón que tocó tras salir desde el banco marcó un gol que vale oro para sus compañeros.

En una semana los hombres de Benítez tendrán que disputar otro partido muy duro para lograr el pase a la final. No está nada decidido y el nombre del otro equipo que acompañe al más que probable finalista el Sevilla tendrá que esperar al resultado final del choque que se disputará en el estadio Dnipro Arena. /EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario