La primera dama de Venezuela, la nueva cara del chavismo en la televisión

La primera dama de Venezuela, Cilia Flores, a quien el chavismo prefiere llamar “la primera combatiente”, se sumerge en el mundo televisivo con el programa “Con Cilia en familia”, otra ventana de la televisión estatal venezolana para ensalzar la gestión del Gobierno.

La primera dama de Venezuela, la nueva cara del chavismo en la televisión


Como su esposo, el presidente Nicolás Maduro, y una decena de funcionarios públicos, la primera dama venezolana dio el pasado domingo sus primeros pasos en la televisión siguiendo la senda del pionero, el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Con la canción “El reparador de sueños”, del cubano Silvio Rodríguez, Flores estrenó su programa televisivo, de 30 minutos semanales, en horario estelar, prometiendo que, como lo hace presumir el nombre del espacio, “la familia es lo principal”.

“Vamos Con Cilia en familia, porque la familia es lo principal para la sociedad, para la revolución, para esta patria, rescatando los valores de la familia, el amor de los hijos hacia los padres, de los padres hacia los hijos, de los padres entre si, de toda la familia”, dijo al inicio del espacio.

“Nos encontramos entonces con la familia bien constituida de la gente humilde y que no se conoce su historia, y debemos dar a conocer esas historias”, añadió.

Según Flores, la idea concreta es promover las historias de cada uno de los favorecidos del Gobierno, porque, afirmó, “son millones de personas que han sido beneficiados, que han sido atendidos y esas historias también deben contarse”.

La “primera combatiente” del chavismo, abogada de profesión, había hecho ya su debut en la televisión con un espacio similar, pero de menor duración, como uno de los segmentos del programa de su esposo, “En contacto con Maduro”, trasmitido todos los martes.

“Esta iniciativa la tuvo el presidente Nicolás Maduro y tenía como objeto darle rostro a tantos logros de la revolución y apoyar en algo lo que es el trabajo” del gobernante, dijo la primera dama.

Antes de convertirse en primera dama, Flores se desempeñó como procuradora general, presidenta del Parlamento, y fue una de las abogadas defensoras de Chávez, encarcelado por dirigir una intentona militar en 1992.

La idea de que los políticos y funcionarios tengan su propio programa de televisión, sin intermediarios entre su gestión y la audiencia, es un concepto bien acuñado por el chavismo.

Además de “Con Cilia en familia” y de “En contacto con Maduro”, existe otro puñado de programas presentados por figuras como la fiscal general, el presidente del Parlamento, ministros, gobernadores, alcaldes y diputados.

Por el ejemplo, el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, presenta los miércoles su espacio “Con el mazo dando”, que generalmente utiliza para desmentir informaciones negativas del Gobierno de Maduro o para difundir señalamientos contra la oposición venezolana, denuncias que, dice, recibe de un “patriota cooperante”.

Este fin de semana se estrenó también “Venezuela Tricolor”, moderado por el general de la Fuerza Armada venezolana Manuel Quevedo, y que sirve para promocionar los logros del programa social Gran Misión Vivienda Venezuela.

La fiscal general, Luisa Ortega, tiene dos programas, uno en la radio pública y otro en la privada Unión Radio llamado “Justicia y Valores”.

Asimismo, el gobernador del Táchira, José Vielma, modera en un canal regional “Vielma Mora Construye”, o el gobernador del Zulia, Francisco Arias, con “Dialogo Zuliano” engrosan una larga lista de espacios del chavismo.

Todos estos programas son derivaciones del espacio dominical “Aló presidente”, con el que Chávez defendió desde 1999 la “revolución bolivariana” y que estuvo en el aire durante 1.656 horas, el equivalente a 69 días ininterrumpidos.

El último “Aló Presidente” fue el 29 de enero de 2012, semanas antes de que Chávez fuera operado de un cáncer, que finalmente acabó con su vida en marzo de 2013.

El chavismo ha proclamado la necesidad de tomar sus propios espacios en los medios de comunicación públicos para dar visibilidad a la gestión que, aseguran, es “invisibilizada” por las corporaciones privadas.

Maduro específicamente ha venido responsabilizando a los medios de comunicación de querer generar un entorno de inestabilidad política y de tapar todo lo bueno que hace su gobierno.

Indira Guerrero – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario