Combatir la desigualdad y agregar valor productivo son los mayores desafíos de la región, según Samper

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, afirmó hoy que los principales desafíos de la región consisten en reducir “los niveles de exclusión”, que “no tienen parangón en el mundo”, y en “generar valor y encadenar ese valor” al “modelo extractivista” de producción.

Combatir la desigualdad y agregar valor productivo son los mayores desafíos de la región, según Samper

“Seguimos siendo una región profundamente desigual; los niveles de exclusión nuestros no tienen parangón en el mundo”, sostuvo el ex presidente de Colombia en una entrevista con Télam, en Buenos Aires.

A la vez, “seguimos viviendo de lo que sacamos de la tierra; tenemos un modelo extractivista que todavía nos tiene amarrados, sin haber tenido la capacidad de encontrar formas de generar valor y de encadenar ese valor a través de procesos productivos”, agregó.

Para ello, exhortó a “desarrollar proyectos de infraestructura, mejorar los niveles de ahorro y crear nuevas condiciones de competencia tecnológica, de conectividad, para ser más competitivos”.

Pese a esos retos, Samper reconoció que paralelamente “mejoró la condición social” porque “la región ha logrado recuperar los niveles de pobreza” anteriores a “la época del neolibealismo”.

“En el tema económico la región también ha mostrado en los últimos diez años un comportamiento relativamente favorable, gracias en parte al mejoramiento de los precios internacionales de los productos básicos”, indicó.

Asimismo, el funcionario celebró que tres décadas después de la recuperación de las instituciones constitucionales en todos sus países, América latina ha “logrado sobrevivir en democracia” y “ha habido más de 114 elecciones en estos últimos años”.

Sin embargo, “tenemos una democracia en el sentido electoral de la palabra pero nos falta avanzar muchísimo en participación ciudadana y en nuevas formas de legitimación de los sistemas democráticos a través del desmembramiento de la exclusión”, advirtió.

“Yo hablaría, en los términos de (el ex presidente estadounidense Abraham) Lincoln, de tres legitimidades de la democracia: del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, señaló Samper.

“Hemos progresado mucho en la democracia del pueblo, que es la democracia electoral; nos falta avanzar en la democracia por el pueblo, que son los mecanismos de participación ciudadana, y estamos muy atrás en democracia para el pueblo, que es en lo que consiste la legitimidad social”, explicó.

Por otra parte, el ex mandatario opinó que no es “una disfuncionalidad” que en la región haya avanzado más rápido la integración política y jurídica que la económica y comercial.

“En el mundo de hoy, las alianzas estratégicas y lo que puede llamarse relacionamientos externos para buscar mejores condiciones de competitividad son válidas siempre y cuando no afecten la integración política”, detalló.

En ese sentido, juzgó que “tan válidos son los acuerdos que pueda hacer Venezuela en su condición de país petrolero para acercarse a los países árabes, como los que puede estar haciendo Brasil a través del Grupo BRICS con India o China, o los que pueden estar haciendo los países de la Alianza del Pacífico”.

Con respecto al diálogo entre el gobierno de Colombia y las FARC en busca de un acuerdo definitivo de paz, Samper consideró que “el proceso va dentro de la lógica en que fue pactado” pero cuestionó que fue “muy austero, casi que avaro, en materia de participación de la sociedad civil” y, según experiencia internacional, ello podría condicionar “la permanencia del proceso hacia adelante”.

En cuanto a las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos para restablecer la relación diplomática rota hace más de cinco décadas, el secretario de la Unasur advirtió que, “sin tratar de ser aguafiestas, mientras no se solucione el problema de Guantánamo y el embargo, que es lo que ha llevado a este distanciamiento, no se puede cantar victoria”.

No obstante, destacó que “el regreso de Cuba a la familia interamericana es una magnífica noticia” y deseó que “esa buena noticia esté acompañada de un replanteamiento de las relaciones hemisféricas de Estados Unidos con América latina”.

Respecto de la situación de Venezuela, donde pese a los visibles esfuerzos realizados por la Unasur no se rehabilitó el diálogo entre el gobierno y la oposición ni fueron convocadas todavía las elecciones parlamentarias que deben realizarse este año, Samper deseó que “se mantenga la continuidad democrática” que “en este momento representa el presidente (Nicolás) Maduro”.

También, “que haya elecciones, efectivamente, tal como deben ser convocadas, para renovar el parlamento a partir del 5 de enero, según lo dispone la Constitución, y que esas elecciones estén rodeadas de todas las garantías para que las personas que se presenten puedan realmente ser consideradas como opciones por los ciudadanos”. /Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario