Aumenta suspenso en Reino Unido a tres días de las elecciones

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, y su adversario laborista, Ed Miliband, realizaron hoy sus últimas promesas electorales en un intento desesperado por ganar terreno a tres días de las elecciones más reñidas de los últimos tiempos.

Aumenta suspenso en Reino Unido a tres días de las elecciones

“Neck-and-neck” (codo a codo), tituló en su edición de hoy el diario financiero londinense Financial Times, que estimó que todo se jugará entre Cameron y Miliband, quienes no obstante dependerán de los pequeños partidos para gobernar un Reino Unido bajo amenaza de implosión y de una salida de la Unión Europea (UE).

El sistema de escrutinio británico, mayoritario y de una sola vuelta, incrementa la incertidumbre y la probabilidad de un Parlamento sin mayoría clara.

En el “rastreador de encuestas” de la cadena BBC, que establece un promedio entre diferentes sondeos, los conservadores lideran con el 34% de intención de votos, seguidos por los laboristas, con el 33%, los euroescépticos del UKIP, 14% y los Liberales Demócratas del vice premier Nick Clegg, con el 8%.

Más detrás se ubican Los Verdes, con el 5%, y un bloque de otros partidos más pequeños, que incluye al Partido Nacional Escocés (SNP) y los galeses Play Cymru, con el 6%.

En el cierre de la campaña, los líderes de los principales partidos británicos reiteraron sus promesas de austeridad, de reducción de la presión fiscal, de endurecer las leyes migratorias, del futuro del país dentro de la UE.

También defendieron sus planes de conservar pero también de recortar el emblemático National Health Service (NHS), el famoso servicio de salud público británico, quinto empleador mundial detrás de la cadena de comidas rápidas McDonald y del Ejército Rojo chino.

Asimismo, los aspirantes a instalarse en en Downing Street se enzarzaron hoy en un cruce de acusaciones en un intento desesperado por ganar terreno y seducir a los indecisos.

Cameron, de 48 años, resumió hoy a su manera el duelo que mantiene con Miliband, de 45 años: “La inevitable opción es simple: O me eligen a mí al frente de un gobierno fuerte y estable, o es él y el caos, con la yapa de una toma de rehenes de la SNP”, en alusión a los nacionalistas escoceses.

El SNP de Nicola Sturgeon arrasa en Escocia, única región donde se presenta, con un 49 % del voto, lo que podría reportarle hasta 50 de los 59 escaños que tiene la autonomía (de 650 en el Parlamento británico) y erigirse como partido clave para cualquier futuro gobierno.

Miliband retrucó a Cameron con una interpretación del duelo que encarnan los dos políticos: “Un choque de dos visiones diametralmente opuestas entre un futuro para los trabajadores o para los ricos y poderosos”, señaló.

El líder laborista volvió a asegurar hoy que no pactará con el SNP escocés si gana las elecciones sin mayoría suficiente, en reacción a la campaña de acoso de los “tories”, que sembraron el temor sobre una posible escisión del Reino Unido.

Sturgeon le advirtió una vez más que los votantes progresistas “nunca le perdonarán” si permite que los conservadores vuelvan al poder en lugar de pactar con los nacionalistas.

“Si el viernes hay una mayoría anti-tory, pediremos al Partido Laborista, incluso si no son el partido mayoritario, que voten con nosotros para alejar a los conservadores del poder”, dijo la líder del SNP, según reportó la agencia de noticias EFE.

La líder de los nacionalistas galeses de Plaid Cymru, Leanne Wood, avisó por su parte a Miliband que no puede “dar por hecho” su voto para sustentar un gobierno en minoría, sino que deberá “dar algo a cambio”.

En la jornada de hoy, además, chocaron los conservadores y los liberaldemócratas, socios en el gobierno británico de coalición desde 2010, tras revelar el lord liberal Paul Scriven que el primer ministro, que busca la reelección, había admitido en privado que no podrá ganar por mayoría absoluta.

Un portavoz conservador negó “ciento por ciento” esta supuesta admisión, y Cameron insistió en que su partido puede conseguir la mayoría si saca 23 escaños más de los que tiene, cálculo que fue cuestionado por Clegg.

El líder liberal-demócrata, cuyo partido afronta un esperado descalabro en la urnas, aspira a ser parte de una futura coalición, lo acusó de mentir a los ciudadanos, a los que Cameron reclamó que voten al partido conservador, y no liberal, para “impedir que lleguen al poder los laboristas” de Miliband.

De los 650 escaños en liza, los dos principales partidos, conservador y laborista, necesitan 323 para tener una mayoría parlamentaria, ya que el Sinn Féin norirlandés no asume los puestos que gana en la Cámara de los Comunes.

“Creo que Nick Clegg está cada vez más desesperado, porque sabe la verdad, que hay una simple elección ineludible”, contestó a su vez Cameron.

En paralelo a todo esto, el famoso humorista y actor británico Russell Brand, ex marido de la cantante estadounidense Katy Perry y últimamente reconvertido a activista de izquierdas, pidió a sus casi diez millones de seguidores en Twitter que voten a Miliband como futuro primer ministro. /Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario