“Saint Laurent”, una “odisea hacia la mente del artista” para su protagonista

La personalidad de Yves Saint Laurent, uno de los diseñadores más importantes en la historia de la industria de la moda, es analizada al detalle y con vehemencia en la película “Saint Laurent”, una “odisea hacia la mente del artista”, según dijo a Efe su protagonista, Gaspard Ulliel.

“Saint Laurent”, una “odisea hacia la mente del artista” para su protagonista

Saint Laurent, fallecido en 2008, centró la atención en la 40 edición de los Premios César, la gran fiesta del cine francés celebrada en febrero, con dos cintas biográficas que sumaron 17 nominaciones entre ambas.

“Saint Laurent”, dirigida por Bertrand Bonello y rodada sin el beneplácito de Pierre Bergé, compañero sentimental del creador y mente empresarial de su emporio, se hizo con la estatuilla al mejor vestuario de los 10 premios a los que aspiraba.

Por su parte, “Yves Saint Laurent”, de Jalil Lespert, que sí contó con la aprobación de Bergé, se llevó el premio al mejor actor (Pierre Niney) de las siete candidaturas que poseía.

“Son películas totalmente diferentes”, dijo Ulliel en una entrevista con Efe.

“Son difíciles de comparar. Su película es más un biopic clásico y nosotros quisimos alejarnos de los clichés. Esto -afirmó- es una odisea hacia la mente del artista”.

Bonello, que reconoció no haber visto la otra cinta sobre Saint Laurent, dijo a Efe que la verdadera presión “fue financiar el proyecto sabiendo que existía otra película al mismo tiempo”.

“Luego, en el rodaje, sentí que podía deshacerme de cosas que no me interesaban tanto y obviar ciertos aspectos biográficos que seguro que tocaría el otro proyecto, así que me concentré en mis obsesiones”, declaró.

Como reza la premisa argumental de la cinta, que oscila principalmente entre 1967 y 1976, cuando Saint Laurent entró en esa década de libertad, ni el artista ni la época salieron de una pieza.

Fueron los años más productivos desde el punto de vista artístico y los más complicados de su vida personal, con complicadas relaciones amorosas, dependencia de drogas y épocas de depresión.

“Siento mucha curiosidad”, afirmó Bonello, al ser cuestionado sobre la respuesta que espera del público estadounidense a partir del próximo viernes, fecha de estreno del filme.

“Lógicamente”, explicó el realizador, “la gente no conoce a Saint Laurent tanto como en Francia, así que les sorprenderán cosas de su vida personal como la adicción al alcohol y a los medicamentos”.

“Pero sobre todo -recalcó-, espero emociones. Espero que les emocione la película y el personaje”.

El estilo casi documental por el que apuesta Bonello -que incluso emplea la pantalla partida para narrar acontecimientos como las protestas de mayo del 68-, muestra con la misma precisión de cirujano tanto el trabajo del diseñador en el taller como sus aventuras nocturnas, trufadas de aventuras sexuales al margen de su relación con Bergé.

Para Ulliel, conocido por su trabajo en cintas como “Hannibal Rising” (2007) y “A Very Long Engagement” (2004), dar vida a Saint Laurent supuso una experiencia única.

“Es uno de esos papeles que sólo logras unas pocas veces en tu carrera”, manifestó.

“Estoy emocionado por haber encarnado a una figura tan importante y un personaje tan complejo. Y también de haber trabajado con Bertrand, alguien a quien admiro. Leí el guión y me entusiasmó desde el principio. Tenía cosas preciosas, así que no dudé ni un segundo en aceptar. Me lancé a ello”, sostuvo el francés.

Bonello probó con diversos actores durante varias semanas, incluso meses, hasta dar con la persona adecuada para su visión.

Al final, Ulliel, que además posee un gran parecido físico con el modisto en su juventud, se llevó el gato al agua.

“El parecido físico está ahí, pero no era suficiente para mí”, reconoció el director de títulos como “L’Apollonide” (2011) y “On War” (2008).

“No era cuestión de si era buen actor o no, sino de mi deseo de tenerlo enfrente de la cámara”, explicó. “Para mí -comentó- era muy importante que el actor diera mucho de sí mismo y no hiciera una simple imitación”.

El resto del reparto lo forman Jérémie Renier (Bergé), Léa Seydoux (Loulou de la Falaise) y Aymeline Valade (Betty Catroux).

Antonio Martín Guirado – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario