Demi Lovato, a la tatuadora que le criticó: ‘No deberías haber tatuado a una cría borracha’

La cantante ha querido explicar su versión de los hechos sobre las circunstancias en que se hizo su ya famoso tatuaje con forma de vagina

La historia sobre el tatuaje en forma de beso de Demi Lovato -quien decidió cubrirlo con el diseño de una rosa hace unas semanas porque “parecía una vagina”- ha dado la vuelta al mundo después de que la artista que la tatuó en primer lugar, Ashley McMullen, le enviara un polémico mensaje a través de las redes sociales acusándola de ser una “borracha” que ni siquiera se ofreció a pagar por su trabajo.

Ahora, la ex estrella Disney ha querido ofrecer su versión de los hechos echándole en cara a Ashley que accediera a hacerle un tatuaje de dudoso gusto a “una adolescente de 18 años muy borracha” únicamente por el hecho de que era famosa.

“Si yo fuera tú, no admitiría haber hecho un tatuaje a una adolescente de 18 años muy borracha en el bus de su gira sin considerarlo antes, como haría cualquier tatuador serio, sin preguntarse: ‘Esta menor de edad está muy borracha, a lo mejor no debería grabarle de forma permanente una marca de un beso en la muñeca… Pero bueno, que le den, es famosa, ¿no?’. No puedo culparte por el tatuaje, asumo toda la responsabilidad. Pero si el problema es que quieres recibir crédito por él, a lo mejor la próxima vez deberías esperar a que la persona que te pida un tatuaje no esté borracha para que pueda acordarse después de cuándo se hizo el tatuaje en cuestión. O a lo mejor, deberías pensar que es una suerte que no me acordara de ti, al menos hasta que reclamaste ser la autora del ahora internacionalmente famoso ‘tatuaje de una vagina'”, le ha respondido Demi a través de su cuenta de Twitlonger.

El mensaje de Demi continúa pidiendo perdón irónicamente por haberse “burlado” del ya famoso tatuaje y ofreciendo una disculpa por haber orinado sobre el asiento del váter del estudio de Ashley McMullen.

“Me gustaría decir que siento mucho no acordarme de ti o del momento en que me tatuaste. Pero como ya sabes, estaba muy jod**a y a veces la gente actúa como una ‘imbé**l’ cuando está borracha. Lo segundo, siento haber orinado sobre el asiento de tu váter… no fue aposta, sencillamente era una adolescente borracha. Por último, siento haberme burlado de tu trabajo. Pero, si yo fuera tú, no querría atribuirme el mérito porque [el tatuaje] parecía una vagina abierta, o un agujero del c*lo, como solía decir mi hermana de ocho años”, concluye Demi.

Ningún Comentario

Deja un comentario