Vecinos se oponen a desalojo por la reinstalación del ferrocarril en Asunción

Un proyecto de reinstalación del ferrocarril en Asunción, hoy a estudio del Senado, ha encontrado la férrea oposición de los vecinos del castizo Barrio Jara, cuyas casas se encuentran en las inmediaciones de la abandonada vía del tren y están bajo amenaza de desalojo.

Vecinos se oponen a desalojo por la reinstalación del ferrocarril en Asunción

La antigua vía férrea, que dejó de prestar servicio en 1999, sirve hoy de umbral a las casas de varias familias, muchas de las cuales se trasladaron al lugar durante la crecida del río Paraguay en 1983, que anegó barrios enteros.

Con el paso de los años y el desuso del tren, las precarias viviendas de emergencia se transformaron paulatinamente en casas de ladrillo, y junto a las vías brotaron tiendas de comestibles y ropa, carpinterías y otros negocios.

El área del eje ferroviario se convirtió así en una calle más de Asunción, en la que hoy existen comercios, un hospital de la Cruz Roja, el Instituto Geográfico Militar o el estadio del club de fútbol Libertad.

Pero todo ello peligra desde que el pasado mes de octubre se presentó ante la Cámara de Senadores un proyecto de ley que establece la “liberación de la franja de dominio del ferrocarril” para la puesta en funcionamiento de un tren ligero de pasajeros que una las ciudades de Asunción e Ypacaraí, unos 40 kilómetros al este de la capital.

El proyecto plantea el desalojo de las viviendas ubicadas sobre las vías, y prevé reubicar a estas familias, unas 250 según el Gobierno, en ciudades próximas a Asunción como Luque, Areguá, Itauguá o Villeta.

Pero la “franja de dominio” se extiende además a lo largo de veinte metros a cada lado del eje ferroviario, por lo que los vecinos estiman que los desalojos llegarían a afectar a 3.500 familias que habitan este espacio en los barrios Jara y Trinidad.

Marta Ezcura, que habita junto a su octogenaria madre, sus hijos y sus nietos una casa humilde construida directamente sobre los travesaños de la vía, dijo a Efe que el traslado de la familia supondría perder su fuente de trabajo.

“Aquí estoy cerca del centro, que es donde trabajo vendiendo periódicos por la calle. También trabajo lavando y planchando ropa ajena que me traen los clientes porque ya me conocen. Si me voy afuera de Asunción, tengo que empezar de cero”, relató Ezcura.

En cambio, Gerarda Núñez, otra de las vecinas, que se gana la vida criando y vendiendo cerdos, expresó que agradecerá al Gobierno si, al reactivar el tren, le proporciona una casa en otro lugar, donde quizá pueda tener más espacio para dedicarse a su actividad.

Algo más lejos de las vías, pero dentro de la considerada como “franja de dominio”, hay viviendas ya consolidadas en las que se instalaron hace más de medio siglo muchos de los trabajadores del ferrocarril, que inició sus primeros trayectos en 1861.

“Mi hermano era ferroviario, y en el año 1966 el Ferrocarril Carlos Antonio López le vendió el terreno donde está mi casa por unos 60.000 guaraníes de la época (unos 12 dólares)”, contó a Efe Jorge Álvarez, presidente de la asociación “Vecinos Unidos” del Barrio Jara.

Las tierras de la denominada “franja de dominio” fueron declaradas de titularidad pública en 1889, por lo que el Estado considera que tanto las ventas de terrenos como las ocupaciones posteriores son todas ilegales.

Lo que significa que los actuales pobladores no tendrían derecho a indemnización por desalojo, hecho que ha creado polémica entre los vecinos.

“No nos oponemos al progreso, para nosotros sería fantástico que el tren volviese a funcionar. Pero el tren no puede llevarse por delante a la gente. Protestamos contra la arbitrariedad del proyecto, porque nunca se nos consultó”, expresó a Efe Carmen Lagiú, representante de la coordinadora de vecinos que resiste al desalojo.

Proponen alternativas como la reducción del ancho de la franja de dominio para afectar a menos viviendas.

Y también el traslado del tren a la avenida Costanera, un paseo junto a la bahía que forma el río Paraguay y que circunvala parte de la ciudad.

El proyecto de instalación de un tren liviano de superficie para el transporte de pasajeros entre Asunción e Ypacaraí será discutido en la sesión ordinaria de la Cámara el próximo jueves. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario