Fiscalía corrobora invasión de territorio indígena

Agentes de la Fiscalía paraguaya verificaron la invasión de un terreno que pertenece al territorio ancestral del pueblo indígena ayoreo totobiegosode, algunos de cuyos miembros se encuentran en aislamiento, informó hoy la organización Gente, Ambiente y Territorio (GAT).

Fiscalía corrobora invasión de territorio indígena

Los fiscales comprobaron “la construcción de alambrados completamente terminados en los límites internos de la propiedad indígena”, según un comunicado de GAT.

Además, certificaron “la invasión del inmueble mediante apertura de picadas y construcción de alambrado aún sin concluir”, una invasión que desde GAT cifran en unas 15.000 hectáreas de terreno.

Por su parte, líderes y miembros de las comunidades de indígenas ayoreo totobiegosode constataron huellas de tractores y tránsito de personal extraño en sus tierras.

Los representantes del Ministerio Público se desplazaron hasta el territorio ayoreo totobiegosode el pasado 23 de abril en respuesta a varias denuncias presentadas por los nativos, la última de ellas en octubre de 2014.

Las denuncias apuntaban a que trabajadores de la empresa ganadera Itapotí habían realizado “extensas picadas y levantamiento de alambrados” dentro del territorio de propiedad indígena; y se referían a hechos de supuesta “invasión de inmueble ajeno” y presunto “delito ambiental”.

Estas denuncias requerían la visita de los agentes fiscales para comprobar in situ los hechos, pero los representantes del Ministerio Público postergaron en diciembre su viaje al lugar alegando que los caminos estaban intransitables debido a razones climáticas.

Tras la confirmación de la invasión, los indígenas esperan “que se procese y sancione a los responsables, se levanten las cercas de alambre en sus bosques y se impida que sus tierras se sigan violentando”, según GAT.

“Preocupan mucho a la gente indígena las graves amenazas que estas intervenciones ilegales y estas acciones de depredación ambiental representan para la vida de sus parientes aislados que se desplazan en los bosques”, añadió la organización.

La zona donde se registraron las invasiones, ubicada en el departamento de Alto Paraguay, está formada por tierras de propiedad de los ayoreo, algunas de las cuales les fueron restituidas por el Estado en 2014.

El área es parte de las 27.000 hectáreas de reserva forestal que corresponden a los ayoreo totobiegosode, en la parte del Chaco paraguayo fronteriza con Bolivia.

Es además una de las pocas reservas forestales que quedan en la parte paraguaya del Chaco Boreal, un ecosistema único en América amenazado en la última década por el avance de la deforestación.

El lugar es utilizado como “hábitat y zona de desplazamiento” de indígenas ayoreo totobiegosode en situación de aislamiento voluntario y de grupos de nativos de esta etnia contactados de forma reciente.

Los miembros aislados del pueblo ayoreo constituyen el último pueblo indígena americano no contactado fuera de la Amazonía y se considera que corre riesgo de desaparecer debido a la presión ejercida por la deforestación y la invasión de sus tierras por parte de empresas ganaderas. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario