Valentino Rossi con todo de cara para mantener el liderato

El italiano (Yamaha YZR M 1) parece tener todo de cara para mantener el liderato en el campeonato del mundo de MotoGP cuando este fin de semana se dispute el Gran Premio de España en el circuito de Jerez de la Frontera.

La confirmación de la ausencia de Dani Pedrosa, unida a la lesión de su compañero en el equipo Repsol Honda y doble campeón del mundo de MotoGP, el también español Marc Márquez, le allanan considerablemente el camino al campeón italiano para conseguir su objetivo.

Aunque en el polo opuesto se puede encontrar a los italianos Andrea Dovizioso y Andrea Iannone, los pilotos oficiales de Ducati, que han demostrado que su Desmosedici GP15 funciona y muy bien, y a su propio compañero de equipo, español Jorge Lorenzo.

La primera gran noticia del fin de semana la protagonizó Marc Márquez, quien se cayó mientras entrenaba Dirt Track y en el percance se rompió el dedo meñique de su mano izquierda, razón por la que tuvo que pasar por el quirófano, pero que no le impedirá estar en Jerez, aunque lo lógico y normal es que no esté al ciento por ciento.

No obstante Márquez ya se fracturó el pasado año el peroné un mes antes de comenzar el campeonato y ello no fue obstáculo para que lograse la victoria en la primera carrera de la temporada y además encadenase una secuencia ininterrumpida de diez triunfos.

El único apunte favorable en la situación del piloto de Repsol Honda es que la lesión se la ha producido en la mano izquierda, la que actúa sobre la leva del embrague, y al disponer las motos del tan cacareado cambio “seamless” (sin espacio entre las marchas), el trabajo de la mano se circunscribe básicamente a asir con fuerza el manillar, por lo que casi nadie duda de que el actual campeón del mundo podrá rendir a un nivel más que aceptable.

Quien no lo hará es su compañero de equipo, Dani Pedrosa, que el martes anunció que no estaría en Jerez de la Frontera al no tener las “cosas” claras.

Dani Pedrosa probó su rendimiento sobre una moto de “Supermotard” y no se sintió cómodo en la misma, razón que esgrimió para declarar su “baja” en la primera carrera a disputar en el Viejo Continente y esperar así a la siguiente cita, dentro de quince días en el circuito francés de Le Mans.

Con esas premisas, Valentino Rossi llega a un circuito que siempre se le ha dado bastante bien con muchas posibilidades de mantener su posición de privilegio en la clasificación del campeonato, con la sola oposición, clara, de Dovizioso, Iannone y Lorenzo, los que más opciones tienen de arrebatarle la victoria al nueve veces campeón del mundo transalpino.

Algo más atrás, aunque también en la pelea por el podio, pueden estar los pilotos de las escuderías satélite, el británico Cal Crutchlow (Honda RC 213 V), que ya sabe lo que es “pisar el cajón” pues lo hizo en Argentina al arrebatarle el tercer lugar a Andrea Iannone; su compatriota Bradley Smith (Yamaha YZR M 1), o el español Pol Espargaró (Yamaha YZR M 1), que quiere darle un giro al inicio un tanto decepcionante que ha tenido en la presente temporada.

Esas mismas aspiraciones tienen los pilotos de Suzuki, los españoles Aleix Espargaró y Maverick Viñales, que esperan poder “exprimir” al máximo el potencial de sus motos, todavía un paso por detrás de las más potentes mecánicas de la categoría.

Una segunda pelea será la que protagonizará el español Héctor Barberá (Ducati Desmosedici) para defender sus intereses como líder de la categoría “Open”, mientras que Álvaro Bautista continuará con la progresión y desarrollo de su Aprilia RS-GP, que puede dar un salto de calidad al llegar a Europa, ahora ya mucho más cerca de la fábrica de Noale.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario