Mayweather promociona señal de TV y Pacquiao da testimonio

El púgil estadounidense Floyd Mayweather Jr. usó hoy la última rueda de prensa de ‘la Pelea del siglo’ para pedir a los aficionados comprar la señal de televisión en tanto que el filipino Manny Pacquiao optó por dar su testimonio de fe y superación, todo en un clima de buenas maneras y educación.

Mayweather promociona señal de TV y Pacquiao da testimonio

El combate programado para este sábado en el Hotel MGM Grand de Las Vegas (Nevada) alcanzó una marca de cien dólares para quienes quieran llevar la señal de televisión a su casa, y en el global debe dejar unos ingresos cercanos a los 500 millones de dólares.

El ambiente de amabilidad apenas fue alterado por una breve escaramuza dialéctica entre Bob Arum, representante de Pacquiao, y el presidente de Mayweather Promotions, Leonard Ellerbe.

Si Pacquiao prefirió aprovechar los micrófonos para recordar sus orígenes humildes y de miseria en Filipinas y consagrar a Dios su ascenso a la fama, su preparador, Freddie Roach, decidió cambiar su discurso inicial, en el que advirtió a Mayweather Jr. le “iban a patear el trasero”, y desear suerte a los contrincantes.

“No importa cual sea el resultado de la pelea del sábado, invito a Floyd para reunirnos y que conozca mis creencias”, declaró el filipino, de 36 años, con un registro profesional de 57-5-2, 38 nocauts, y campeón en ocho divisiones diferentes, el único que lo ha conseguido en la historia del boxeo.

Mayweather Jr. destacó la preparación “excepcional” que cumplió gracias a su padre Floyd Mayweather y el resto del equipo.

“Es hora de pelear ya, para eso estamos aquí. Me siento bien, me siento fuerte y estoy convencido que daremos un gran espectáculo”, dijo el campeón invicto estadounidense de 38 años (47-0, 26 nocauts), quien en principio llamó “mono” y “amarillo” a su rival.

Mayweather se llevará una bolsa de 150 millones de dólares que podría ascender hasta los 180, dependiendo de los ingresos que se den por los derechos de televisión de pago, y Pacquiao unos 100 millones.

Pacquiao, siempre con la sonrisa en la cara, y Mayweather Jr., muy serio, ahora trabajaran en privado para el pesaje del viernes, que será el último acto público antes de subir el sábado al cuadrilátero. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario