Las venas siguen abiertas

Presidenta de la Fundación Manuel Gondra

Falleció Eduardo Galeano, que con palabras tan claras imprimió en nuestras mentes la realidad de una América Latina con sus recursos naturales fluyendo como la sangre hacia otras latitudes. No podemos menos que pensar con tristeza que las venas siguen abiertas en Paraguay. Tenemos una larga historia de saqueos. Venta de tierras públicas a precios irrisorios con las leyes de 1883 y 1885, de praderas aptas para ganado, de bosques de valiosa madera y grandes extensiones de yerbales que originaron la más despreciable esclavitud de seres humanos, los recordados “mensú”; se suman la explotación de tanino, la instalación de empresas extranjeras de conservas y extracto de carne, de saladeros, la enajenación del ferrocarril, los abusivos intereses de la deuda pública  y sigue la lista de recursos que fluía al exterior por las venas abiertas de la economía paraguaya.[i]

En la actualidad se dieron algunos intentos con prácticas de nuevo cuño: instalación de industrias contaminantes, como la electrointensiva Rio Tinto Alcán, y Telemenia. No prosperaron pero seguro que harán nuevos intentos.

Cuál es la nueva herramienta “quirúrgica” que abrirá aún más las venas abiertas del Paraguay? Sin duda alguna, la Ley de Alianza Público-Privada (APP), creada para favorecer a las empresas privadas y en especial a las grandes transnacionales. Propugna la entrega del patrimonio público, respaldada con fundamentos jurídicos, que harán muy difíciles de revertir los procesos cuando los daños empiecen a hacerse sentir.[ii]

La soberanía empeñada con los “bonos soberanos”, apretará aún más el nudo de la deuda externa alrededor de nuestros cuellos.

No se puede olvidar el fondo del asunto: el sector privado produce lo que da más ganancias y está bien que así sea. Pero las empresas públicas deben otorgar los bienes y servicios que el pueblo reclama, sin buscar lucro alguno.

Según los arbitrarios e inaceptables términos de la Ley de APP, las ganancias serán para los empresarios, pero si hay pérdidas, serán asumidas por el Estado. Ganancias privatizadas versus perdidas socializadas. ¡Inaceptable!

La derogación de esta Ley es un reclamo popular y legítimo.

Habiendo tan graves carencias en Salud y Educación, ni siquiera se piensa en eficientes herramientas de distribución equitativa, dentro de las políticas públicas.

No podemos dejar de entender que la globalización, el supuesto mundo sin fronteras, busca sumar mercados y hacerse con el control de los recursos naturales del planeta. En especial, aunque aún no se perciba con fuerza, del manejo del agua, que será objeto de fuertes tensiones y aún de guerras en el futuro. “Los dueños de la Tierra nunca fueron tan pocos ni tan poderosos”, escribió Ignacio Ramonet.[iii] ¡  estamos de acuerdo !

[i] “Paraguay: de la Independencia a la Dependencia”. Domingo Laino. Ediciones Cerro Corá. 1976

[ii] “Saqueo y Abuso. La Ley de APP de Cartes”. Ricardo Canese y Mercedes Canese. Jeroviá. 2014

[iii] “Guerras del Siglo XXI”. Nuevos miedos, nuevas amenazas. Arena abierta. Mondadori. 2002

 

Un Comentario

Graciela Estigarribia

Que bueno seria que los articulos de la señora Rafaela Guanes se publiquen tambien en la prensa escrita para hacer llegar la informacion a quienes no tienen acceso a la red, tomando en cuenta la responsabilidad que la caracteriza, es un lujo acceder a las mismas

Deja un comentario