La Feria Internacional del Libro de Paraguay, que esta edición tiene como tema la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), busca “poner a Paraguay en el mapa mundial de las ferias literarias”, dijo hoy a Efe Eduardo Gómez, presidente de la Cámara del Libro de Asunción- Paraguay (CLAP).

Paraguay tiene muchísima capacidad cultural y es momento de que empecemos a dar este primer paso para estar dentro del circuito de las ferias internacionales del libro, como Buenos Aires o Madrid”, declaró el titular de la CLAP, organizadora del evento, que finaliza el 3 de mayo.

Explicó además que es la primera vez que se celebra en Asunción una Feria del Libro con carácter internacional, para lo cual se invitó a seis autores extranjeros, cuatro de ellos historiadores especializados en la Guerra de la Triple Alianza, que enfrentó a Argentina, Uruguay y Brasil contra Paraguay.

El 150 aniversario de esta contienda es el tema central de la muestra, que ofrece una gran variedad de libros históricos dedicados al conflicto y su época, dado que “la herida no está cerrada y el tema sigue suscitando interés”, según Gómez.

Además de la historia, los cerca de cien stands de la Feria incluyen textos de todas las temáticas y para todos los públicos, desde los grandes nombres de las letras paraguayas como Augusto Roa Bastos, premio Cervantes en 1989, hasta los libros infantiles.

En este sentido, cuenta con varios puestos y actividades dedicadas a los lectores más jóvenes, como los “safaris estudiantiles”, en los que estudiantes de colegios de la capital realizan un recorrido guiado entre las torres de libros.

Enrique Ostuni, exdocente que coordina las actividades para niños y jóvenes del evento, dijo a Efe que “no se trata de que la Feria se convierta en una gigantesca librería, sino que de ella salgan también nuevos lectores”.

Otras iniciativas, como la del Bibliobús, un autobús urbano reconvertido en biblioteca rodante, apuntan a descentralizar la cultura y dar acceso a los libros a estudiantes de zonas periféricas de Asunción o de localidades en el interior del país, explicó a Efe una funcionaria encargada de este proyecto.

En los puestos también tuvieron una tímida presencia los libros en lengua guaraní, gracias a la obra lingüísticas y poética del paraguayo Félix de Guarania, o a las traducciones de clásicos de la literatura española como “La familia de Pascual Duarte”, de Camilo José Cela.

Para Carlos Garay, jefe de Planificación de la Secretaría de Políticas Lingüísticas de Paraguay (SPL), también presente en la Feria, la presencia de libros en guaraní en estos eventos aún es minoritaria, debido a que el código escrito de este idioma se encuentra todavía en proceso de normalización.

“Pese a que la mayor parte de la población de Paraguay es bilingüe en español y guaraní, todavía falta por normalizar el uso escrito de esta lengua. Aún no hay establecido un alfabeto estandarizado, y la lengua se emplea más en el registro oral”, explicó Garay.

Destacó que la SPL trabaja con varios proyectos de difusión del guaraní en el plano literario, como la traducción de un capítulo de El Quijote a esta lengua, y presta atención también al rescate de los idiomas indígenas que se encuentran en mayor riesgo de desaparición.

El objetivo es que, con el tiempo, los guaranihablantes puedan ver plenamente reflejada su realidad lingüística en la producción literaria paraguaya y en los textos que encuentran en eventos culturales como la Feria del Libro, aseguró.

La Feria Internacional del Libro de Asunción, que arrancó el pasado 23 de abril coincidiendo con la conmemoración del Día del Libro, cuenta con 46 expositores y más de 140 actividades culturales previstas.

Ningún Comentario

Deja un comentario