Carlos Pizarro conversa con los colombianos 25 años después de su asesinato

Carlos Pizarro podría haber llegado a ser presidente de Colombia tras alcanzar la paz liderando la guerrilla el M-19, pero su asesinato hace 25 años truncó las aspiraciones de este dirigente que ahora vuelve a conversar con la sociedad a través de manuscritos y vídeos que muestran al hombre tras el personaje.

Carlos Pizarro conversa con los colombianos 25 años después de su asesinato

Para la inmensa mayoría de los colombianos, Pizarro fue cofundador del Movimiento 19 de Abril (M-19) que surgió en 1970 como respuesta al alegado fraude electoral que elevó a la Presidencia a Misael Pastrana Borrero en detrimento del general retirado Gustavo Rojas Pinilla.

Cuando veinte años después el M-19 decidió firmar la paz con el Gobierno colombiano, el carismático líder lanzó su candidatura a la Presidencia, carrera que se truncó el 26 de abril de 1990, siete semanas después de dejar las armas, cuando fue abatido a tiros por un sicario en un avión comercial en pleno vuelo.

¿Qué se sabe además de los datos ya mencionados? Poco o nada de los autores intelectuales de su muerte, muchas hipótesis sobre el desarrollo del M-19 y una nebulosa sobre sus intenciones personales, que se reducían a formar una familia “destinada a ser feliz”.

Así lo desvela el propio Pizarro en un fragmento del documental que lleva su nombre, dirigido por Simón Hernández y realizado con la colaboración de su hija María José.

El proyecto, junto con el libro “De su puño y letra”, que recoge cartas redactadas por Pizarro tanto de carácter familiar como político, busca ir completando el “mapa” de lo que fue su vida, difusa tras la proyección popular del guerrillero y candidato presidencial.

“De alguna manera hacemos como una pasada por la vida de Carlos, no nos metemos muy a profundidad en los momentos mas potentes del M-19 sino que Carlos funciona en un diálogo con María José constantemente para encontrar respuestas de un padre o un comandante”, dijo a Efe Hernández.

El director no quería encontrar solo al líder guerrillero, “sino al humano que hay detrás de él, a la persona”.

En el recorrido, a ratos jocoso, se cuenta por ejemplo que Pizarro resumió como se fundó el M-19 “en tres cintas de casette” que conserva su hija, o que los primeros años de actividad de la guerrilla se basaron en actos simbólicos urbanos, como hacer pintadas en las paredes, o ayudas a la población más necesitada.

“De hecho, el primer guerrillero muerto cayó atropellado” por un coche, comenta en el documental Myriam Rodríguez, compañera de Pizarro y madre de María José.

Posteriormente se reflejan brevemente los tres actos que dieron un gran eco internacional al M-19: el robo de la espada de Bolívar (1974), la toma de la embajada de República Dominicana en Bogotá (1980) y la del Palacio de Justicia, el 6 y 7 de noviembre de 1985.

En este diálogo que fluye entre las preguntas de la hija, aún niña cuando llega el fatal desenlace, y las respuestas del padre, recogidas en entrevistas de la época que tardaron un año en ser recolectadas, participan un sinfín de personajes del entorno que convierten el proyecto en “una investigación a viva voz”, según Hernández.

Y en medio, recuerdos de una Navidad familiar en La Habana a principios de los 80, tras salir de prisión; cartas de Pizarro a su hija en la que lamenta no poder estar más tiempo con ella y en las que le alienta a vivir una vida plena.

“La idea es que sea una visión que vaya entre lo familiar y político, porque hay un hilo invisible que une lo que era la realidad del país y su vida personal. Con eso queríamos jugar, con cómo afecta lo político en lo íntimo y como coexisten”, resume Hernández.

Es la misma intención que trasluce en las cartas recogidas en “De su puño y letra” dirigidas a personajes como el papa Juan Pablo II, además de declaraciones a sus hombres y discursos públicos, explica María José, que lleva 13 años recopilando este material.

“Algnas cartas recorrieron caminos clandestinos, otras las guardaba mi madre de los tiempos de la prisión. En los años 80 poseer una carta de esas podía provocar que uno fuera apresado por tener relación con la insurgencia armada, y entonces esta es la historia que sobrevive, una historia de clandestinidad y de verdades que no han sido contadas”, afirma.

Tanto el documental como el libro serán presentados este domingo, coincidiendo con el 25 aniversario del asesinato de Pizarro, cuyos inductores se desconocen, como los de los también candidatos presidenciales Luis Carlos Galán y Bernardo Jaramillo o el líder José Antequera, todos abatidos en aquella época.

Los restos de Pizarro, exhumados hace varios meses por la Fiscalía para avanzar en las pesquisas, volverán a ser enterrados este domingo, algo que María José anticipa como el “momento más emotivo” de todos los que se producirán el día del aniversario.

Cynthia de Benito – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario