La fortuna de no encontrar petróleo y gas en Paraguay

Ingeniera Industrial, ex Viceministra de Minas y Energía (2010-2012), docente universitaria, asesora y consultora en temas de energía e industria

Hay tres clases de países petroleros en el mundo no desarrollado: los que viven miserablemente entregando petróleo a cambio de infraestructura -dudosamente útil- o paupérrimos royalties como Guinea Ecuatorial en la actualidad o Bolivia antes de la nacionalización del gas; los que recuperaron a un alto costo beligerante la soberanía sobre sus recursos petroleros y son acusados de terroristas llegando a ser invadidos y saqueados como Irak, Libia, o en peligro de ataque como Siria, Irán, Venezuela; y los que son funcionales al imperio bajo sendas dictaduras como Arabia Saudita o Barhein.

Con la legislación actual de hidrocarburos en Paraguay, no quedan dudas sobre qué clase de país petrolero seremos. Apenas entre el 12 al 14 % de royalties sobre el petróleo y 15% sobre el gas dependiendo el volumen de producción, sin ninguna participación accionaria del Estado, es lo que nos espera.

Es así como se cumple lo que decía Evo Morales: “Nos decían, el gas, el petróleo, cuando está bajo de la tierra, es de los bolivianos, pero cuando sale de la tierra ya no es de los bolivianos.”  Es que nuestra Constitución, igual que la boliviana, dice que el gas y el petróleo son del Estado.

“Artículo 112 – DEL DOMINIO DEL ESTADO. Corresponde al Estado el dominio de los hidrocarburos, minerales sólidos, líquidos y gaseosos que se encuentre en estado natural en el territorio de la República, con excepción de las sustancias pétreas, terrosas y calcáreas. El Estado podrá otorgar concesiones a personas o empresas públicas o privadas, mixtas, nacionales o extranjeras, para la prospección, la exploración, la investigación, el cateo o la explotación de yacimientos, por tiempo limitado. La ley regulará el régimen económico que contemple los intereses del Estado, los de los concesionarios y los de los propietarios que pudieran resultar afectados.”

Pero como el Estado no tienen participación accionaria mínima obligatoria con la ley actual, el total de empresas que tienen permisos y concesiones (excepto en un solo bloque donde está PETROPAR) son privadas o extranjeras.

Entonces, ¿de qué nos servirá a los paraguayos y paraguayas que se encuentre y se explote gas o petróleo? De casi nada, pues además de que nuestra empresa estatal PETROPAR no participará en el negocio upstream (río arriba, como también es llamada la exploración y explotación de hidrocarburos) como sí sucede en la mayoría de los países, Paraguay no tiene una refinería activa, siendo la única existente -pero parada- justamente la de Villa Elisa, de PETROPAR.

Es decir, el petróleo deberá exportarse, refinarse afuera y volver a importarse, perdiendo gran parte de la economía, logística, valor agregado y mano de obra que podría tener producir localmente petróleo con una refinería en funcionamiento.

Ya sabemos lo que es recibir míseros royalties, como sucede con Itaipú y Yacyreta, con la diferencia que ambas binacionales son propiedad del Estado Paraguayo en el 50% que corresponde a Paraguay. Los royalties, mal utilizados, generan pereza fiscal beneficiando a los más ricos que son los que menos impuestos pagan. Todos sabemos el esfuerzo que significó para Paraguay negociar con Brasil mejores condiciones en Itaipú, que se consiguieron luego de 35 años de la firma del Tratado. Si no modificamos ahora la ley de hidrocarburos ¿cuánto tardaremos en negociar mejores condiciones legales con las firmas privadas y extranjeras una vez que estén explotando petróleo?

Muchos defensores de la actual ley de hidrocarburos, afirman que PETROPAR no tiene capital, ni tecnología ni mano de obra calificada para entrar como socia en la búsqueda y explotación de hidrocarburos.

¿Qué más debe aportar PETROPAR que el subsuelo para ser el principal protagonista del sector? ¿Cómo buscar y explotar petróleo y gas sin subsuelo? Es como explotar hidroenergía sin agua. Y así también, en caso de Itaipú y Yacyretá, nos dijeron que “solo pusimos el agua”. No hay necesidad de repetir la historia. Podemos superarla.

 

2 Comentarios

Gustavo

Te parece que con la cotización de hoy, 53usd el barril, será rentable explotar petróleo en Py?

fabian rojas

La bandera del patriota es aquella que representa al pueblo , eso de la derecha , centro o izquierda es una mentira, ya que todos tienen un patrón que les dice que hacer .

Deja un comentario