Inicia negociación para concretar programa nuclear iraní

Irán y las seis grandes potencias mundiales vuelven a reunirse mañana en Viena para empezar a concretar los detalles del principio de acuerdo alcanzado el pasado día 2, que busca asegurar que Teherán no puede fabricar a corto plazo un arma atómica.

Aquel acuerdo, logrado en Lausana (Suiza), tras más de un año de intensos contactos, impone limitaciones al programa nuclear iraní pero también incluye varios incentivos económicos y políticos para el país en caso de que se cumpla el pacto.

La reunión que arranca mañana en Viena y que se espera se extienda hasta el jueves es la primera en la que Irán y el G5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, más Alemania) empezarán a trabajar en consensuar los detalles, tarea para la que las partes se han fijado un plazo hasta finales de junio.

La delegación iraní en esta cumbre estará dirigida por el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abás Araqchí, mientras que en nombre del G5+1 actuará la directora política de la Unión Europea, Helga Schmid.

Un encuentro bilateral entre ellos servirá para abrir la ronda negociadora, que seguirá luego con una reunión plenaria de los miembros del G5+1 e Irán, con la presencia de directores políticos de los cinco países con derecho a veto en la ONU más Alemania.

Las reuniones van a celebrarse, como es habitual cuando se celebran en Viena, en el Palais Coburg, un lujoso hotel en el centro de la capital austríaca.

Ni el Ministerio de Exteriores de Austria ni las partes negociadoras han anunciado ningún tipo de encuentro con los medios, por lo que no se espera que de esta reunión vayan a salir comunicados oficiales.

Tras la euforia del acuerdo del 2 de abril, un éxito en un conflicto que se extiende desde hace 12 años, no han tardado en surgir las dudas sobre si será posible que el acuerdo se concrete en un texto definitivo que acabe con el temor de que Irán intente fabricar un arma nuclear.

Para empezar, Irán ya ha dicho que el levantamiento de las sanciones que se le han ido imponiendo en los últimos años debe de producirse de forma inmediata una vez que el acuerdo entre en vigor.

La interpretación de Washington es distinta: “Sólo si Irán responde a sus obligaciones, verificado por el OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica) y nuestros ojos y oídos, recibirá alivio de las sanciones”, aseguró a principios de abril el secretario de Estado, John Kerry.

En cambio, ya el pasado día 13, el presidente ruso, Vladímir Putin, levantó la prohibición de suministro de sistemas de misiles antiaéreos S-300 a Irán que estaba vigente desde 2010, y pocos días después el ministro iraní de Defensa, Huseín Dehgan, acudía a Moscú a negociar los nuevos términos del contrato de 2007 que había quedado en suspenso por las sanciones. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario