Netanyahu obtiene aplazamiento de dos semanas para formar gobierno

El jefe del Estado israelí, Reuvén Rivlin, concedió hoy al primer ministro, Benjamín Netanyahu, una prórroga de dos semanas para completar la formación de su próximo ejecutivo, que se retrasa por los obstáculos en las negociaciones con los dos partidos nacionalistas.

Netanyahu obtiene aplazamiento de dos semanas para formar gobierno

En una reunión en privado que ambos dirigentes celebraron a primera hora Netanyahu puso al tanto al presidente de la situación en las conversaciones con otros cinco partidos y le pidió la prórroga de dos semanas que contempla la legislación para poder cerrar los últimos flecos y tener una coalición “estable”.

“He venido hoy a pedirle una prórroga para poder completar la formación del gobierno. Hemos avanzado y estamos en el camino correcto para formarlo, pero necesito tiempo adicional para que sea estable y llegar a un acuerdo en los asuntos importantes para el país”, dijo Netanyahu.

Rivlin le respondió: “Dado que no ha habido cambios en la recomendación de que sea usted el primer ministro y tras la información que me ha ofrecido sobre sus posibilidades de formar gobierno, le concedo la prórroga”.

Según la legislación, el dirigente del partido Likud, que ganó holgadamente los comicios del pasado 17 de marzo, tendrá dos semanas adicionales a partir del día 22, cuando vencía el plazo inicial de 28 días desde que Rivlin le entregó el mandato.

La reunión se celebró hoy, y no el 22, porque ese día Israel conmemorará la jornada de recuerdo a los soldados muertos en campo de batalla, en la que todo el país se viste de luto e inunda los cementerios y actos oficiales.

Ante los medios de comunicación, Rivlin recordó a Netanyahu que como jefe del Estado no tiene facultades para conceder más prórrogas, y le instó a anunciar su nuevo gobierno cuanto antes porque mientras tanto el país está siendo dirigido desde hace meses por un Ejecutivo de transición limitado en autoridad.

Esta condición legal obliga al actual Gobierno a regirse por el presupuesto del año anterior e impide lanzar cualquier proyecto público incluso en el caso de que haya sido aprobado y pasado la regulación pertinente.

Los medios locales informan hoy de que el primer ministro podría firmar su primer acuerdo de coalición en las próximas horas con el partido de centroderecha Kulanu, y mañana martes con las dos formaciones ultraortodoxas Shas y Judaísmo Unido de la Torá.

El Likud quiere cerrar estos tres acuerdos antes de que comience el martes por la tarde la jornada de luto, a la que seguirá el Día de la Independencia de Israel y el fin de semana, lo que supondría un retraso de cuatro días.

Fuentes del Shas dijeron al diario “Israel Hayom” que su dirigente, Arie Deri, obtendrá finalmente el Ministerio del Interior, pero será sin la Comisión Nacional de Planificación, organismo que demandaba Kulanu para ejecutar una serie de reformas y tratar de bajar el astronómico precio de la vivienda.

Y como compensación Shas obtendría el Ministerio de Culto, lo que ha complicado las negociaciones entre Netanyahu y el partido nacionalista Hogar Judío, que dirige Naftalí Bennet.

“Traspasar el Ministerio de Culto de forma unilateral del sionismo religioso (corriente a la que representa el partido de Bennet) al Shas significa el final de las negociaciones con Hogar Judío”, dijo en las últimas horas el dirigente pro-colonizador.

Para ambos partidos la codiciada cartera implica la capacidad de influir en la normativa religiosa del país, y mientras Hogar Judío quiere dar al judaísmo una cara más amable y moderna, los del Shas aspiran a perpetuar las estrictas reglas ultraortodoxas.

En la disputa ha entrado también el líder del partido nacionalista laico Israel Beitenu, el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman.

Este exige garantías a Netanyahu de que la entrada de los ultraortodoxos en el Ejecutivo no supondrá un paso atrás de la legislación civil aprobada en últimos dos años, sobre todo en lo que tiene que ver con la liberalización de las conversiones al judaísmo. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario