Jóvenes desempleados de Gaza construyen embarcación con botellas de plástico

Cinco jóvenes desempleados de Gaza se las han ingeniado para construir un pequeño bote hecho con botellas vacías de plástico, proyecto con el que pretenden poner de relieve las duras condiciones que viven los gazanos por el bloqueo israelí.

Jóvenes desempleados de Gaza construyen embarcación con botellas de plástico

La idea de construir una embarcación con materiales de desecho surgió hace tres meses y el bote ha despertado gran curiosidad entre los vecinos del puerto de Gaza, que observan sin dar crédito cómo la embarcación del color verde -por las botellas que lo conforman- flota e incluso navega junto a la costa de la Franja.

Sus creadores, todos jóvenes emprendedores de 25 años de edad, cuentan con distintos estudios universitarios o formación profesional: un abogado, un contable, un ingeniero electrónico, un orfebre y un electricista.

“El bote puede ser empleado para la pesca o simplemente para navegar por ocio”, dijo a Efe Mohamed Obeid, licenciado en derecho hace dos años.

“La idea era simple pero convertirla en realidad ha sido muy difícil”, añade este joven gazano.

Los constantes cortes de electricidad que sufre la franja, a los que se suma la falta de materiales de obra o desecho para la construcción del barco, han demorado su construcción.

Pero sus creadores se muestran muy satisfechos del resultado final.

“Nos llevó tres meses construirlo”, asegura Obeid mientras sostiene uno de los remos de la flamante embarcación hecha con botellas de alguna bebida gaseosa antes de zarpar para un pequeño trayecto en el puerto de pescadores de Gaza.

“El barco no solo está hecho de botellas de plástico vacías, sino también con barras de hierro”, explicó, antes de precisar que junto a sus compañeros de equipo se han gastado 500 dólares para sacar adelante el proyecto.

La Franja de Gaza está bajo control del movimiento Hamás desde 2007, año en que Israel inició un estrecho bloqueo que ha ido suavizando pero que mantiene en pie y que se ve agravado por el constante cierre de la frontera de este enclave con Egipto.

Este territorio ha sido escenario de tres grandes ofensivas militares israelíes desde 2008, que han provocado enorme destrucción y endurecido las condiciones de los 1,8 millones de sus habitantes.

En la última operación israelí en Gaza el año pasado unas 18.000 viviendas quedaron total o severamente destruidas, según datos de la ONU, y cerca de 100.000 personas aún están sin hogar y muchos viven en campamentos provisionales o escuelas.

Las organizaciones humanitarias denuncian que hasta la fecha no se ha reconstruido ni una sola de esas viviendas debido a que no llegan las ayudas de 3.500 millones de dólares comprometidas por los países donantes hace más de medio año.

Pero al margen de la política y la realidad, los jóvenes creadores quieren lanzar al mundo el mensaje de que Gaza tiene otra cara aparte de la destrucción.

Para Bahaa Obeid, el electricista que intervino en la construcción de la nave, la ejecución de la obra supone todo un logro: “Estamos orgullosos de lo que hemos logrado y espero que nuestro proyecto lleve a que más jóvenes palestinos, hombres y mujeres, desarrollen su creatividad”.

“Gaza no es una zona de violencia y terrorismo, como dicen, Gaza, por supuesto, tiene otra cara bonita”, apostilla.

Y revela que los cortes de luz en Gaza “retrasaron la soldadura de las barras que componen el esqueleto del barco”.

Pese a lo innovador del invento, el bote es más un símbolo de lucha y determinación de un pueblo que un medio para ir más allá de las seis millas de la costa de Gaza, límite autorizado por Israel a embarcaciones palestinas en virtud el último acuerdo de alto el fuego.

“Estábamos decididos a concluir nuestro proyecto para romper la depresión resultante del bloqueo israelí que no cesa”, defiende uno de sus jóvenes creadores.

Saud Abu Ramadán – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario