Irán listo para su mayor festival de cine extranjero “casi” sin censura

La sección internacional del 33º Festival de Cine Fayr de Irán arrancará la próxima semana con dos grandes novedades, ya que será la primera vez que el prestigioso encuentro dedique parte de su calendario exclusivamente a filmes extranjeros y porque exhibirá “casi” sin censura la mayoría de las películas.

Irán listo para su mayor festival de cine extranjero “casi” sin censura

Entre cámaras de televisión, artistas y cineastas iraníes y numerosa prensa, hoy fue presentado al público esta nueva sección del festival más importante de cine en Irán, centrada exclusivamente en películas foráneas que, como señalaron los organizadores del evento con cierto orgullo, serán expuestas “en más de un 80 %” sin siquiera “un fotograma omitido”.

“El máximo tiempo de censura en una película será de dos minutos. Así que sobre este asunto, este será el festival más completo que jamás hayamos visto”, anunciaron los portavoces del encuentro.

De este modo, entre los próximos días 25 de abril y 2 de mayo, los ciudadanos de Teherán podrán presenciar de forma “casi” integral las 194 películas entre largometrajes a concurso, retrospectivas, documentales, cortos y presentaciones especiales que formarán esta parte del festival, que ya tuvo su semana dedicada al cine iraní el pasado mes de febrero.

Esta circunstancia no es poca para un país en el que rige una estricta censura en lo tocante a la exhibición de películas extranjeras, hasta el punto de que en pantalla grande apenas se puede ver algún film que no sea una producción local o, si la pasan, éstas están severamente cortadas.

Estas limitaciones son, sin embargo, sorteadas de forma rutinaria por los ciudadanos de a pie, que pueden comprar películas piratas extranjeras, particularmente éxitos de Hollywood o Bollywood, en la calle sin problema alguno y sin censura, o mirarlas en la televisión a través de una antena parabólica, técnicamente prohibidas pero cuyo acceso es prácticamente universal.

Para Alireza Rezadad, el secretario general del festival, esta ausencia de películas extranjeras en Irán no se debe tanto a la censura propiamente dicha sino a la necesidad de proteger la industria local, que podría verse desbordada si los cines del país se llenan con películas extranjeras.

“Nosotros no tenemos problemas en nuestras creencias de que películas extranjeras ocupen la atención del espectador (…) Pero el caso es que el cine iraní antes de la Revolución, donde solo había películas extranjeras, era una industria fracasada y solo ahora se está recuperando. Es una limitación que no queremos que exista, pero no podemos negar la realidad si queremos defender la industria interna”, explicó.

Parte de ese problema se intenta solucionar con este encuentro, en el que también se realizarán talleres y reuniones de trabajo con productores internacionales con el objetivo de fomentar las coproducciones y la realización de largometrajes en el país.

“Durante el festival van a estar presentes 18 de los mejores productores del mundo, que tienen antecedentes de producción conjunta con países asiáticos. Los llevaremos a ver localizaciones por el país. También les ofreceremos guías que explican de la A a la Z todo lo que hay que hacer para rodar películas aquí”, añadió Rezadad.

Además, a estos invitados se les pasará durante la semana del festival las 35 películas iraníes más exitosas de los últimos años, entre las que se encuentra una reciente biografía del profeta Mahoma, aún no estrenada en salas comerciales y que ya despertó la polémica en el mundo islámico.

Y es que pese a la prohibición estricta de representar la imagen del profeta que tienen los musulmanes, en Irán, donde la mayoría de la población es chií, eso no constituye ningún problema y la película no solo no fue censurada, sino que contó con financiación pública.

Álvaro Mellizo – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario