Califican de “histórica, única y emblemática” la condena a Quesnel

Ruben Quesnel, expresidente del Instituto Nacional del Indígena (INDI), fue condenado a seis años y medios de cárcel por vender ilegalmente 25.000 hectáreas de tierras pertenecientes a los indígenas ayoreo, una medida histórica.

Califican de “histórica, única y emblemática” la condena a Quesnel

Quesnel fue condenado por “lesión de confianza y abandono”, tras vender irregularmente el territorio de la comunidad nativa Cuyabia, que forma parte del pueblo ayoreo, indígenas nativos del Gran Chaco Americano El Ministerio Público había pedido 8 años de prisión para el acusado.

Las tierras de los ayoreo fueron vendidas en el 2012 por 1.250 millones de guaraníes  y están ubicadas en el distrito de Mariscal Estigarribia, departamento de Boquerón.

“Es una sentencia histórica, única y emblemática para los tribunales paraguayos”, según dijo a Efe el abogado defensor de los indígenas, Maximilano Mendieta, miembro de la ONG Tierraviva que defiende los derechos territoriales indígenas en el Chaco paraguayo desde hace dos décadas.

Mendieta aseguró que es la primera vez que un tribunal paraguayo interpreta y usa la jurisprudencia establecida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) para resolver un caso de violación de derechos a los pueblos indígenas.

Hasta ahora, conflictos similares tuvieron que ser resueltos en instancias internacionales y por ello Paraguay cuenta con tres sentencias de la CorteIDH en su contra por violar los derechos a la vida, a la tierra, a la representación jurídica, la educación o la salud de tres comunidades indígenas diferentes, recordó.

Según la Fiscalía, es la primera vez que un tribunal paraguayo decide “salvaguardar los intereses culturales y las costumbres de los pueblos originarios, basándose en el marco de las convenciones internacionales”.

“Es superimportante porque durante todo el juicio la defensa de Quesnel quiso a apartar a los abogados de la comunidad diciendo que los indígenas no eran víctimas, cuando son las principales víctimas”, expresó Mendieta.

“La tierra indígena es igual a vida porque es donde se desarrolla su existencia. Además de vender tierras, algo prohibido en la Constitución, les expuso al total desamparo”, destacó el abogado.

“No podemos esperar todo el tiempo a que nos resuelvan los problemas las cortes internacionales necesitamos que nuestros jueces hagan justicia e interpreten los derechos humanos como se ha hecho en este caso”, expresó.

El Estado recuperó las propiedades ancestrales, así como el dinero abonado por las mismas, según la Fiscalía.

Quesnel había logrado atrasar el juicio durante casi tres años con diferentes medidas dilatorias y su audiencia preliminar fue postergada en ocho ocasiones.

Ahora será enviado a la prisión de Tacumbú, la principal del país. Además, Quesnel está siendo juzgado también en otro caso y por hechos similares.

Concretamente por la apropiación indebida de unos 3.100 millones de guaraníes destinados a las comunidades Yakye Axa y Sawhoyamaxa, que demandaron y ganaron al Estado Paraguayo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Una cantidad que el Estado debía destinar al pago de multas por atrasos en el cumplimiento con sus deberes con los indígenas, indemnizaciones y el apoyo a proyectos de desarrollo en sus comunidades.

Según la actual administración del INDI, Quesnel también está logrando bloquear el avance del juicio con medidas dilatorias.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario