Asunción y su gente, son los objetivos

Periodista, consultor y exdirector de medios

¡Asunción va a mejorar! Esta es una premisa, una declaración de guerra y un juramento de quienes estamos en Plataforma Ciudadana. Es que nosotros no tenemos otra meta que nuestra ciudad salga de la situación en que se halla. No la usamos la para otros fines, ni para hacer carreras presidenciales. Nuestro objetivo, es único; la gente de la Capital.

Duele ver la Asunción actual: los barrios abandonados a su suerte, las plazas oscuras, las calles sucias, el caótico tránsito y todo eso se suma – cíclico-  el drama de los ribereños. Cada tiempo, en medio de esa solidaridad, casi general, se agrega la colisión entre el derecho de los damnificados y de quienes ven que sus arterias y plazas están siendo invadidas, justamente por las personas que precisan un espacio urgente para aguantar el mal momento que cada tiempo soportan.

Ese espectáculo se vive en medio de denuncias de la partidización de la asistencia y hasta de otras actitudes oportunistas para posicionar alguna marca electoral. Lo más triste de todo es la marginación absoluta en que viven los sectores más vulnerables. Esta realidad no es sólo culpa de los actuales responsables. ¡Viene de años!. Es que nunca hubo acompañamiento real para evitar que las familias de escasos recursos queden, cada tanto, a merced de las implacables subidas de los ríos.

Así como ayer, así como siempre, así como será en breve nuevamente, como casi todo el país reacciona ante una consecuencia, cuya causa no es atendida, ni mínimamente, como corresponde por los poderes públicos. Tampoco hay una mirada piadosa ni realmente vanguardistas de los sectores privados. Todos estamos dentro de ese globo de la modorra y la estúpida comodidad. De hecho, no existe una política de prevención distrital, en ninguna comunidad afectada por las crecidas, para evitar que la situación de desastre del cual somos testigos.

El Estado paraguayo, en su todo, no tiene una política de mitigación para reducir justamente esa vulnerabilidad frente a la amenaza de siempre de las subidas de las aguas. Sí existen instituciones que luego brindan alguna mano, repartiendo lo mismo de siempre, en medio de las quejas por la sectarización de los repartos. Lo único cierto es que el Estado, y en éste caso también el Municipio de Asunción, todo deja hacer a orillas del río Paraguay, obvio, sin orden, sin mecanismo de algún diseño urbanístico, o al menos de prevención o para mitigar lo que se sabe va a ocurrir.

Ni siquiera estamos hablando de construcciones. Y lo hacemos adrede para evitar que los pesimistas, y quienes gozan del círculo vicioso, pregunten de dónde sacamos el dinero. El problema es de recursos, pero es más de liderazgo, imaginación, autoridad y gestión. Estamos de contramano al mundo moderno para enfrentar, en serio, las inundaciones. En otras naciones hasta implementan seguros contra inundaciones, que ya es mucho pedir, pero que vale mencionarlo para que asumamos que realmente estamos en lo básico. Acá ni se habla de pilotes para alzar las casas de los ribereños.

No existe un mapa de riesgo que se haga acatar para definir las zonas de riesgos. No se respeta, según los mismos técnicos, ni siquiera el cauce de los ríos. Este desorden es responsabilidad compartida por varias instituciones, pero la mayor culpa es de la Municipalidad de Asunción, cuyo mayor aporte es ofrecer los lugares públicos para el código de los compatriotas, para luego – al bajar las aguas- trasladarlos de nuevo a las zonas inundadas, para luego – ante la nueva crecida- volver a ofrecerles las calles y las plazas públicas.

¡Esta repetida historia es triste, dolorosa y cruel!. De ella tenemos que empezar a salir en las próximas elecciones! Aunque parezca fuera lugar, y no lo es para nada, este tema debe estar en la agenda del próximo Intendente para resolver la causa del drama social y salir, de una vez por todas, de ese círculo vicioso de reaccionar, casi de memoria, ante las consecuencias que se pueden prevenir. En esa obligación de cambio de actitud y mentalidad estamos los votantes y quién dirigirá la Intendencia de Asunción.

Ningún Comentario

Deja un comentario