Estimulan cría en cautividad del pacú

Expertos nacionales apuestan por la cría en cautividad del pacú, un pez nativo de los ríos Paraguay y Paraná muy apreciado en gastronomía y perteneciente a la familia de las pirañas, cuya supervivencia se ve amenazada por la contaminación de su hábitat.

Estimulan cría en cautividad del pacú

Manjar de vientre blanco y pecho dorado, que de adulto puede alcanzar entre 5 y 7 kilos de peso, se trata de una especie muy demandada en Paraguay, pero también en Argentina, donde lo apropiado es degustar piezas de menor tamaño tras elaborarlas al horno o a la parrilla.

Los expertos de la Universidad de Asunción aseguran que no habrá problema para reproducir en piscifactorías una especie local de pacú como se está haciendo en la vecina Argentina desde hace años.

Para ello, este centro contribuyó esta semana a la puesta a punto de una piscifactoría en la localidad de Eusebio Ayala, a unos 80 kilómetros de Asunción, para adaptarla a la cría de pacú, y de donde se espera que salgan unos 50.000 alevines por año.

“El pacú es omnívoro y su hábitat natural son las aguas quietas, por lo que se adapta con facilidad a los estanques y a una alimentación con preparados a base de granos”, explicó a Efe Edgar Balbuena, jefe del departamento de Pesca y Piscicultura de la Facultad de Veterinaria de esa universidad.

En cuanto a la técnica a emplear, Balbuena consideró crucial el uso de incubadoras para la cría del pacú (Piaractus mesopotamicus).

“Las incubadoras recrean el hábitat natural de los peces y les ayudan para su reproducción, ya que por lo general no se reproducen de forma natural en cautividad”, indicó.

Con ese asesoramiento, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca , en colaboración con el Gobierno de Taiwán, pretende que la producción de pacú se extienda en los próximos meses a varias fincas seleccionadas en los departamentos de Alto Paraná, Paraguarí y Caaguazú.

Todo dentro de un plan para crear una red paraguaya de piscifactorías exclusivas de pacú, donde en un año los ejemplares podrían alcanzar el tamaño adecuado para su consumo.

Según Balbuena, el proyecto para la producción de pacú ahora iniciado podrá cubrir la creciente demanda interna de pescado y servir como una puerta de entrada de divisas a un país que carece de salida al mar.

Además, permitirá la recuperación de la población de pacú, amenazada por la construcción de represas, la pesca indiscriminada y la contaminación de las aguas.

Así, Balbuena recordó que la instalación de dos gigantescas represas sobre el río Paraná, la de Itaipú y la de Yacyretá, supuso un “cambio drástico” para las poblaciones de peces de estas zonas.

“Las aguas corrientes pasaron a ser aguas quietas, por lo que se generó una gran cantidad de algas. Los peces que se alimentan de algas vieron incrementada su población, mientras que aquellos que no pudieron adaptarse al cambio perecieron”, contó Balbuena.

En parecidos términos se expresó Bernardo Zárate, secretario general de la Unión Nacional de Pescadores (UNP), quien dijo a Efe que la “contaminación galopante de las aguas” es la que genera una “elevada mortandad de peces”, entre ellos el pacú.

Si bien calificó el proyecto de piscifactorías de pacú como una “iniciativa loable”, Zárate advirtió de que será una “inversión estéril” mientras haya empresas en Paraguay que “viertan sus desechos directamente al río”.

“El problema es la contaminación, la intervención humana que hace que se sequen los humedales, o la introducción de peces depredadores que hacen desaparecer a otras especies”, indicó Zárate.

En cualquier caso, el pacú entra en una nueva era en Paraguay con el compromiso gubernamental para fomento de la acuicultura.

Se trata de un plan que prevé también eliminar los subsidios estatales para los pescadores fluviales en períodos de veda y reinvertir el monto en proyectos de capacitación en actividades alternativas a la pesca, como la piscicultura / EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario