Manipulación periodística en suplemento escolar

FullSizeRender1
Ñanduti Manipulación periodística en suplemento escolar

El programa Made in Paraguay, en su primer bloque de hora acusó hoy al suplemento escolar del diario ABC Color de “manipulación periodística e información tendenciosa” por intentar insinuar de que los nativos utilizaban “cocaína” como parte de sus rituales. Posteriormente el Dr. Manuel Fresco –quien firma en la nota publicada- aclaró lo sucedido argumentando que no verifico el texto de la nota antes de su posterior tirada y se comprometió en enmendar el error cometido por la encargada de la sección.

“Lógicamente la cocaína no tiene absolutamente nada que ver con ritual y consumo folklórico de la de coca” aclaró.

Respecto a la imagen con la que viene la nota donde se divisa a una mujer de nacionalidad boliviana masticando la hoja de coca el galeno afirmo que considera “totalmente tendenciosa” la publicación de la foto y afirmo que “si vamos a hablar de la hoja de coca (…) no tiene nada que ver con las movilizaciones actúales y mucho menos con cuestiones políticas” reafirmo.

 

– Extracto – LA MILENARIA y SAGRADA HOJA DE COCA

Profecía Andina: La hoja de coca representa para los indígenas; la fuerza, la vida, es un alimento espiritual que les permite entrar en contacto con sus divinidades “Apus, Achachilas, Tata Inti, Mama Quilla, Pachamama” .

La coca masticada sirve como amuleto y como ofrenda a las divinidades. Y escupiendo el jugo de la coca en la palma de la mano, con los dedos extensos y observando la manera como cae, se podría predecir el futuro. Se la siente amarga a la coca, si alguna desgracia se prepara.

La utilización tradicional de la hoja de coca es muy difundida en toda la región Andina, desde la época colonial, particularmente entre los mineros, que van cavando profundas galerías en busca de minerales. El calor y la humedad, saturan la atmósfera, es un ambiente sofocante e irrespirable.

Los mineros, torso desnudo, mejillas infladas por bolas de coca, olvidan incluso de masticarlas por el duro esfuerzo que van realizando. Durante todo el año, ellos se alimentan de sopas de fideo o de patatas secas “chuño”, consumen rara vez la carne, muy caro para su magro ingreso. Pero el precio de la coca también ha subido.

El minero tiene el cuidado de llevar siempre consigo una pequeña bolsa de hojas de coca “chuspa”; es una dulce compañera que escogió y que también le agrada al “Tío”, el señor y amo de las profundidades de las minas y del destino de los mineros.

Durante el carnaval, los ritos cristianos se mezclan a las tradiciones populares. Ofrendas y oraciones tienen lugar durante las dos semanas que siguen a ésta fiestas paganas.

A proximidad de la ciudad de Oruro, se erigen rocas de formas raras como el sapo, el cóndor, el toro y la serpiente; los mineros van ha depositar sus ofrendas a la Tierra Madre “Pachamama” hojas de coca, alcohol, cigarrillos, para que la tierra sea más fecunda.

En el ritual de las ofrendas a la tierra “pagos” en el momento de la siembra, los preparativos se desarrollan en octubre, cuando los primeros gérmenes salieron del suelo. Es cuando la ceremonia del “pago a la Pachamama” se organiza. Ella culmina con el sacrificio de una llama muy joven, que debe masticar las hojas de coca y estar embriagada por el alcohol, luego es sacrificada antes que su sangre fuese esparcida a la tierra.

La comunidad se reúne al ritmo de un grupo de músicos, que prepararon para esta ceremonia algunos aires y canciones, con el propósito de acompañar la celebración ritual en honor a “Pachamama”. Llegando al lugar escogido para el sacrificio, los danzantes recorren todas las parcelas de los aledaños.

Durante ése mismo tiempo, un grupo de campesinos se ocupa de cavar un hueco orientado hacia las montañas. Mientras que el más anciano de la comunidad “El achachila” ofrece oraciones y libaciones a la Madre Tierra. La fiesta continúa hasta altas horas de la noche.

Es la ocasión para los ancianos de contar sus mitos, sus leyendas y de esta manera transmiten sus tradiciones de generación en generación. La sagrada hoja de coca se convierte en el alimento central y espiritual de la comunidad.

 

Dr. Carlos Terrazas Orellana. / katari.org

Ningún Comentario

Deja un comentario