Investigan vídeo que nuestra decapitación de soldado afgano

Las autoridades afganas investigan un vídeo de la decapitación de un soldado a manos del grupo Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU), aunque descartaron que el incidente esté vinculado con la aparición de dos cuerpos de supuestos miembros de un grupo chií secuestrado hace mes y medio.

Investigan vídeo que nuestra decapitación de soldado afgano

El Directorio de Seguridad Nacional, la agencia de inteligencia afgana, indicó hoy en un comunicado que ha iniciado una investigación para identificar y llevar ante la justicia a los autores de este “crimen anti-islámico e inhumano”.

La agencia puntualizó que “este vídeo no guarda ninguna relación” con el caso de los 31 hazaras secuestrados en la provincia de Zabul (suroeste) el 23 de febrero, después de que aparecieran dos cadáveres en esa zona.

El jefe del Consejo de la Provincia de Zabul, Atta Jan Haqqbayan, indicó hoy a Efe que uno de los fallecidos pereció a causa del frío y el otro, que llevaba en un bolsillo una tarjeta de identificación del Ejército afgano, fue asesinado por los secuestradores,

El presidente del comité, también mediador entre los secuestradores y el Gobierno, añadió que ambos cadáveres aparecieron hace unos días en la ladera de una colina situada en el distrito de Khaki.

Algunos medios locales vincularon ese vídeo, que señala que fue elaborado el 29 de marzo, con los cuerpos encontrados en Zabul, ya que en el material gráfico aparecían dos encapuchados amenazando con matar a rehenes de la minoría étnica hazara.

“Tenemos todas las pruebas en vídeo, todos ellos son hazaras. Pedimos al Gobierno que satisfaga las demandas de nuestros muyahidines. Si el Ejecutivo no cumple los requerimientos de nuestros muyahidines, todos ellos tendrán el mismo destino”, indicó en la grabación uno de los insurgentes.

El material muestra a dos insurgentes enmascarados haciendo preguntas a un hombre arrodillado, quien reconoce que formó parte de las tropas afganas durante los dos últimos años para finalmente ser decapitado por sus captores.

En el vídeo no se especifican las demandas del grupo, pero el jefe del Consejo de Zabul recordó que durante su último intento de negociación hace dos semanas, los secuestradores reclamaron la liberación de doce miembros de esa organización que permanecen detenidos.

31 pasajeros de dos autobuses fueron secuestrados el 23 de febrero en una acción que algunas autoridades locales atribuyeron al grupo insurgente Estado Islámico (EI) y que derivó en una operación de las fuerzas de seguridad para liberar a los rehenes.

En el último mes se han producido varios secuestros de chiíes en el país islámico, donde representan a algo menos del 20 por ciento de una población mayoritariamente suní.

Los chiíes afganos son principalmente miembros de la comunidad hazara, una perseguida etnia a la que pertenece un 9 por ciento de los afganos.

Ningún Comentario

Deja un comentario