Gran triunfo de Guaraní ante Racing

Guaraní dio un gran paso para clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores al derrotar por 2-0 al líder del grupo, Racing, en un partido con dos tiempos muy distintos en el que los locales supieron aprovechar mejor sus ocasiones.

Gran triunfo de Guaraní ante Racing

Racing, con nueve puntos, deberá esperar para asegurar su pase a
la próxima fase, lo que podría lograr mañana si el Sporting Cristal
(5) no le gana en Venezuela al Deportivo Táchira (2).

Guaraní, con ocho enteros, llegará al último partido del grupo,
la semana que viene en Perú, dependiendo de sí mismo y necesitando apenas un empate ante Cristal para lograr el cupo a octavos.

El técnico local, el español Fernando Jubero, dejó en el
banquillo a su estrella, Federico Santander, quien arrastraba
problemas físicos, aunque optó por un equipo ofensivo con los
habilidosos Julián Benítez y Darío Ocampo en las bandas y dejando
sólo en ataque a su goleador, el internacional Fernando Fernández.

No obstante, Guaraní volvió a mostrar una imagen muy distinta en
el torneo continental a la que suele mostrar en la liga paraguaya,
que lidera de forma convincente.

Sin pasar apuros, Racing se estiró poco a poco, más por la falta
de ideas y claridad de Guaraní que por su voluntad de ir al ataque.
En la segunda mitad, ambos salieron más dispuestos a buscar la
portería contraria, y Cocca dio entrada a Brian Fernández y Marcos
Acuña en el lugar de Gustavo Bou y Facundo Castillón, con lo que
ganó más velocidad y llegada en ataque.

Pero el cambio decisivo desde los banquillos lo hizo Jubero, al
dar entrada a Santander en lugar de un desaparecido Fernández.
Apenas dos minutos después de haber entrado, el corpulento
delantero, que ya le había marcado a su exequipo en la ida, se sacó
de la manga una gran jugada individual en la línea de tres cuartos
del campo y fusiló desde la frontal a Saja, en el minuto 65.

El balón dio en el larguero y tras botar en el césped dentro de
la línea de gol, salió hacia fuera, aunque el árbitro concedió el
gol entre las protestas argentinas.

Tras el gol, los de Avellaneda se fueron en busca del empate y a
los 69 Acuña remató fuera por poco la asistencia de su compañero, y
diez minutos más tarde, a Diego Milito le faltaron centímetros para
empujar a la red un centro desde la izquierda al que no llegó.
Quien no perdonó fue Guaraní, y en el 82, un fuerte disparo desde
fuera del área del uruguayo Marcelo Palau entró por el centro de la
portería de Saja, finiquitando el partido.

Ningún Comentario

Deja un comentario