El 70% de tierra estatal en el Chaco paraguayo está en manos de especuladores

El 70 % de las tierras que el Estado paraguayo posee en la región del Chaco fueron arrendadas a particulares que las han destinado a la especulación en lugar de invertir en ellas, como establece la ley, informaron hoy fuentes oficiales, al anunciar la revocación de esas adjudicaciones.

El Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), institución encargada de la gestión de las tierras fiscales destinadas a las familias campesinas más necesitadas, aseguró que iniciará un proceso de revocación de esas adjudicaciones de tierras para que el Estado vuelva a tomar control sobre ellas.

Según Justo Cárdenas, el titular del instituto, que depende del Poder Ejecutivo, el Gobierno recuperará las tierras cuyos adjudicatarios hayan incumplido el contrato que les obligaba a invertir y trabajar en ellas.

El Chaco paraguayo “representa el mayor foco de especulación y corrupción dentro del Indert”, según reconoció Cárdenas.

“Miles de hectáreas podrían estar en esas condiciones: el 70 por ciento de las tierras fiscales adquiridas en el Chaco fueron con el objetivo de la especulación inmobiliaria, que es altamente rentable”, aseguró el funcionario a través de un comunicado.

Cárdenas explicó que hace diez años una hectárea de tierra en el Chaco costaba unos 6,25 dólares, mientras que ahora alcanza los 400 dólares y ello sin contar con ningún tipo de infraestructura ni inversiones para la producción ganadera, el negocio más común en la región.

“La plusvalía que alcanzaron los precios de las tierras en los últimos 10 años es impensable de un tiempo a esta parte. Nadie pudo haber calculado que la diferencia de precios sería tan importante como es hoy en día”, añadió.

Los adjudicatarios que no hayan realizado durante estos años un plan de inversiones perderán los derechos sobre esas tierras, según Cárdenas.

Por ello, aseguró que el Gobierno del presidente Horacio Cartes ha decidido que no volverá a subsidiar tierras en el Chaco, sino que las venderá a precio de mercado.

El origen de las actuales irregularidades en los títulos de tierra en el Chaco paraguayo, en la parte occidental del país, se remonta a la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), cuando Paraguay quedó devastado por las tropas de Argentina, Brasil y Uruguay.

Veinte años después de la derrota, el Estado paraguayo vendió en la bolsa de valores de Londres dos tercios del Chaco para financiar la deuda impuesta tras el conflicto bélico.

Además, durante la dictadura militar de Alfredo Stroessner (1954-1989) las tierras que debían haber sido destinadas a familias campesinas fueron malversadas y entregadas a militares, policías y a la familia del propio dictador, según la asociación Mesa de la Memoria Histórica.

La dictadura entregó incluso una propiedad de 10.000 hectáreas en el Chaco paraguayo al dictador nicaragüense Anastasio Somoza, refugiado en Paraguay en 1979, donde murió un año más tarde víctima de un atentado. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario