El búfalo se queda solo en el menú de los amantes del chuletón en la India

El búfalo se queda cada vez más solo en el menú de los amantes del chuletón en la India en medio de una ofensiva del Gobierno del hinduista y nacionalista BJP por prohibir el consumo de carne de vaca, que regiones de gran parte del país secundan con leyes que prevén hasta 10 años de cárcel por hacerlo.

El búfalo se queda solo en el menú de los amantes del chuletón en la India

Las vacas, “morada” de cientos de miles de dioses según la tradición hindú, podrán seguir campando a sus anchas por las calles de las caóticas ciudades indias; e incluso algunos gobiernos regionales, para asegurarse de que nadie les hinca el diente, han optado por fotografiarlas e instalarles microchips para su control.

El búfalo, sin embargo, no forma parte del grupo privilegiado de bovinos dignos de protección, como son también el toro o el buey, y se convierte así en pieza fundamental de la dieta de los amantes de este tipo de carne, sobre todo cristianos, las castas más bajas dentro del hinduismo y los musulmanes, que controlan el mercado.

“A falta de vaca nos queda el búfalo”, dice en tono cordial a Efe el presidente de la Organización de Imanes de la India, el imán Umer Ahmed Ilyasi, quien reconoció entender la prohibición, pues su consumo puede “herir los sentimientos de los hindúes”.

En el populoso barrio musulmán de Nizamuddin, en el centro de Nueva Delhi, se alternan mezquitas y librerías en las que se vende el Corán, con carnicerías de las que cuelgan grandes piezas de búfalo o puestos callejeros con pinchos de esta carne a la brasa.

“Vendemos kebabs y tikkas de carne de búfalo. Es muy sabroso, por eso vendemos mucho. Tenemos este puesto desde hace 20 años, cuando lo empezó mi padre”, explicó a Efe Mohammed Rabbani Alam, de 25 años, frente a su concurrido puesto de pinchos.

Alam asegura que nunca ha vendido carne de vaca, una afirmación que repite el carnicero Mohammed Mustaq, de 42 años, quien critica que a pesar de que se hallan dentro de la legalidad con la venta del despreciado búfalo, “todo se ha complicado en los últimos meses”.

Afirma que las autoridades locales “ahora son más estrictas con la carne de búfalo”.

“No nos permiten trocear aquí, solo en algunas partes de Delhi, por lo que el transporte lo encarece”, y explica que la carne ha subido de 120 rupias el kilo, unos 2 dólares, a 200 rupias (3,2 dólares).

“Toda esta rigurosidad es por culpa del Gobierno” del primer ministro Narendra Modi, sentenció el carnicero, que dice que con su política a favor del hinduismo (religión que profesa el 80 % de los indios) se han multiplicado los controles y las multas, que les ahogan.

El pasado domingo, el ministro del Interior en el Ejecutivo indio, Rajnath Singh, dejó clara durante una conferencia la política de protección de la “madre” vaca del Gobierno hinduista de Modi.

“El sacrificio de vacas no puede ser aceptado en este país. Haremos todo lo que esté en nuestras manos para prohibirlo”, sentenció Singh en Madhya Pradesh, uno de los estados indios que, al igual que otros situados en el centro, oeste y norte del gigante asiático, han prohibido la venta de vaca.

Maharashtra (oeste), dominada por el BJP de Modi, ha sido una de las últimas regiones en penalizar la comercialización del sagrado animal, con condenas de hasta cinco años de cárcel, un castigo solo superado por el estado de Haryana (norte), con penas de 10 años.

Por ello el sector de venta de carne bovina en ciudades como Bombay, capital de Maharashtra, está en pie de guerra, con manifestaciones diarias en las que tratan de que el Gobierno recule en una ley que obligará a la pérdida de muchos puestos de trabajo.

Otros han optado por la parodia para criticar la medida.

En un vídeo que ya es viral en Internet, el colectivo humorístico Enna Da Rascalas canta “Beef it” parodiando la canción de Michael Jackson “Beat it”.

“Por comer una ternera puedes ser condenado a cinco años de cárcel, pero un asesino puede salir de prisión con fianza (…). Mejor escondamos a nuestras mujeres, porque existe más preocupación por socorrer a las vacas que a ellas”, dice el grupo en la letra de su canción. EFE

av-mt/jlp/tcr

Ningún Comentario

Deja un comentario