Asamblea General de la OEA se celebrará el 15 y 16 de junio en Washington

El Consejo Permanente de la OEA fijó el 15 y 16 de junio en la sede del organismo en Washington, con un presupuesto “austero” para la cita anual de cancilleres del continente, un mes después de que Haití, que debía ser el país anfitrión de la Asamblea General, renunciara a encargarse de la reunión por “motivos económicos y logísticos”, entre ellos la campaña electoral en esa nación.

Dado que ningún Estado miembro se ha ofrecido a acoger la cita con la antelación necesaria, y según las reglas de la OEA, “la XLV Asamblea General será celebrada en la sede de la secretaría general” del organismo, en Washington, dijo la presidenta de turno del Consejo Permanente, la embajadora surinamesa Niermala Badrising.

Durante la sesión Ordinaria del Consejo Permanente de la OEA para decidir la fecha y lugar de la reunión, el representante permanente de Haití ante la OEA, Bocchit Edmond, expresó “el más sincero pesar” del Gobierno de Haití por no poder acoger la reunión del organismo, debido al proceso electoral en que está inmerso el país.

Edmond expresó “la voluntad firme” del Gobierno haitiano de mantener un buen ambiente electoral y explicó que, por ello, no considera “pertinente” acoger la reunión de la OEA, que supondría el gasto “de muchos recursos y mucha atención” en plena campaña.

El voto para decidir la fecha se hizo por aclamación, es decir sin votación formal y por unanimidad.

Además, durante la reunión, las delegaciones de los países formularon diferentes propuestas sobre el tema de la Asamblea General, aunque la decisión no se tomará hasta la próxima reunión del Consejo Permanente.

Catorce países, a propuesta de Uruguay, pidieron que el tema sea “el presente y futuro” de la OEA, aprovechando que será la primera Asamblea General del excanciller uruguayo Luis Almagro, elegido este mes secretario general del ente regional y que sustituirá el próximo 26 de mayo al chileno José Miguel Insulza.

“Estamos viendo que se realice en Washington, con un presupuesto austero, sujeto a lo que está aprobado en el presupuesto para estos eventos, y que consideremos la participación del nuevo secretario general para que nos aboquemos a trabajar, pensar y discutir sobre el futuro de la organización”, dijo el representante permanente de Chile ante la OEA, Juan Pablo Lira Bianchi, que apoyó la propuesta de Uruguay.

La propuesta recibió también el apoyo de Estados Unidos y Haití, cuyo representante permanente propuso la creación de un documento en el que los cancilleres de los países miembros plasmen su apoyo al nuevo secretario general para conformar una “hoja de ruta” sobre el futuro y la visión estratégica de la organización.

Sin embargo, Nicaragua, Bolivia y Venezuela pidieron que la decisión sobre el tema se retrase hasta después de la Cumbre de las Américas, que se celebrará el 10 y 11 de abril próximos en Panamá.

A tenor de estas discrepancias, el embajador permanente de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Emilio Rabasa Gamboa, propuso que la decisión sobre el tema se incluya como punto del día de la próxima reunión del Consejo Permanente el 15 de abril, cuando faltarían dos meses para la Asamblea General.

Sobre el formato de la reunión, el representante permanente de Ecuador, Marco Vinicio Albuja Martínez, propuso un “formato minimalista” que favorezca un “diálogo familiar” entre los cancilleres y el nuevo secretario general tanto sobre el futuro de la organización, como sobre temas internos de financiación.

En febrero pasado, el canciller haitiano, Duly Brutus, comunicó la renuncia del país a acoger la Asamblea General en una carta enviada al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, debido a “limitaciones de tipo económico y logístico” en Haití.

La concesión de la sede de la XLV Asamblea General Ordinaria a Haití se había decidido por aclamación durante la XLIV Asamblea General, celebrada el año pasado en Asunción (Paraguay).

La Asamblea General es el foro político más importante de la organización, y en ella participan 34 países, todos los del continente con la excepción de Cuba.

Ningún Comentario

Deja un comentario