Abren camino a la reducción de la edad penal en Brasil

La Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara baja de Brasil decidió hoy que puede ser admitido a trámite un proyecto de ley que propone reducir la edad penal de 18 a 16 años, al que se opone el Gobierno de Dilma Rousseff.

Abren camino a la reducción de la edad penal en Brasil

La decisión fue tomada durante una acalorada sesión y tomada por 47 votos a favor y 17 en contra, en este último caso proferidos por diputados del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y otros partidos de izquierda, que fueron derrotados por una clara mayoría conservadora.

El diputado Marcos Rogério da Silva, del Partido Democrático Laborista (PDT por sus siglas en portugués), autor de la propuesta, dijo que el objetivo es “evitar que los jóvenes cometan crímenes con la certeza de la impunidad”.

Según el diputado Alessandro Molon, del PT, la posible aprobación de esa propuesta en el pleno de la Cámara equivaldría a “condenar a un sistema (penitenciario) a unos adolescentes que la sociedad puede recuperar”.

Durante las últimas semanas, organismos internacionales, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instaron a los diputados brasileños a rechazar ese proyecto.

De acuerdo a Unicef, existe la evidencia de otros países que han adoptado reformas similares y en los cuales se ha comprobado que esa medida “no reduce los crímenes violentos y penaliza a la infancia”.

La Unicef recordó además que Brasil fue el primer país de América Latina y el Caribe en desarrollar una legislación basada en los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

“Brasil ha logrado grandes avances para los niños desde que ratificó la CDN y comenzó a implementar el Estatuto del Niño y del Adolescente hace 25 años”, indicó.

La CIDH, por su parte, expresó en un comunicado que la aprobación de esa reforma supondría “un grave retroceso” y una violación de los derechos fundamentales de los adolescentes, al “infringir” garantías internacionales por las que estos deben ser tratado por una Justicia especializada.

Tras ser aprobado en la Comisión de Constitución y Justicia, el proyecto será discutido por otro grupo de la Cámara de Diputados y sólo si tuviera luz verde pudiera llegar al pleno, que en caso de respaldarlo lo remitiría al Senado para una segunda votación. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario