Evo lamenta derrota del MAS en El Alto, su principal bastión electoral

El presidente de Bolivia, Evo Morales, lamentó hoy que su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS) haya perdido en El Alto, que era su bastión electoral, en las elecciones municipales y departamentales de ayer, en las que también fue derrotado en las gobernaciones de La Paz, Santa Cruz y Tarija, además de la alcaldía paceña, pese a mantenerse como la principal fuerza política del país y ganar 6 departamentos.

Evo lamenta derrota del MAS en El Alto, su principal bastión electoral

El oficialismo se impuso en seis de los nueve departamentos -en cuatro de forma irreversible y en dos en los que deberá ir a balotaje-, pero sufrió duros golpes al perder la gobernación de La Paz y el municipio de su capital, así como la vecina ciudad de El Alto, y también fue vencido en las gobernaciones de Santa Cruz y Tarija, aunque por una oposición atomizada.

“Me duele que hemos perdido con semejante diferencia (en El Alto)”, dijo en conferencia de prensa en el Palacio Quemado, sede del gobierno en La Paz.

Explicó que respetó la decisión de la Central Obrera Regional de El Alto y de la Federación de Juntas Vecinales de esa ciudad de respaldar como candidato del MAS en El Alto a Edgar Patana, quien fue derrotado el domingo en las urnas por Soledad Chapetón, de origen indígena y de la derechista Unidad Nacional (UN).

Analistas consideran que un video difundido por el portal de la emisora Erbol en la mitad de la campaña electoral, en el que se veía al candidato Patana recibiendo un paquete con dinero de manos del ex alcalde alteño Fanor Nava, cuando el aspirante a la reelección como alcalde era sindicalista, hizo que su popularidad cayera, lo que llevó a su posterior derrota electoral.

“Esa denuncia de corrupción (contra Patana en El Alto) y las filmaciones (recibiendo presunto dinero) nos perjudicaron. Siento que el pueblo alteño dio voto castigo a la corrupción”, reflexionó Morales.

También recordó que “el MAS es el partido más grande de la historia de Bolivia, eso no está en discusión”, e instó a los opositores que ganaron gobernaciones o alcaldías a conversar con el Ejecutivo. “Los que quieran trabajar, bienvenidos, vamos a trabajar”, afirmó.

Morales reseñó que desde que inició su gestión gubernamental en 2006 “nunca” aisló o marginó a los opositores para trabajar en programas y proyectos de impacto social.

Según datos a boca de urna, y a una semana de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dé a conocer los resultados oficiales, el MAS ganó en primera vuelta las gobernaciones de Pando, Oruro, Potosí y Cochabamba, y por mayoría relativa en Chuquisaca y Beni, donde irá a balotaje el 3 de mayo, por no haber obtenido el 50 por ciento de los votos ni el 40 por ciento y 10 puntos de diferencia sobre el segundo.

Cinco meses después de ganar las elecciones generales con 62 por ciento de los votos, lo que consagró el tercer mandato consecutivo de Morales, el MAS resignó su tradicional nicho electoral de La Paz, como también el de Santa Cruz, en manos de la oposición desde 2006, donde había ganado en las presidenciales del 12 de octubre, y Tarija.

Una oposición dispersa se anotó victorias en seis de los 10 municipios principales del país, perdió a manos del MAS en tres y en el restante, Cobija, capital de Pando, disputaba voto a voto la victoria.

En tanto, el MAS se anotó inéditos triunfos en los municipios de Sucre y Trinidad, hasta ahora en manos de la oposición de derechas.

El gobierno boliviano atribuyó a la “debilidad” en la formación de liderazgos locales las derrotas sufridas en el departamento de La Paz, en la ciudad homónima y en la urbe vecina de El Alto.

“Entendemos, es el mensaje de la población. Nosotros evaluamos que esto ha tenido que ver con la debilidad en la formación de liderazgos locales, tanto a nivel departamental como a nivel municipal”, evaluó el vicepresidente Álvaro García Linera en una rueda de prensa en La Paz.

Indicó que si bien el MAS ha “perdido en los municipios de La Paz y El Alto” y también la gobernación paceña, su presencia en la Asamblea Legislativa regional es “apabulladora”.

“Elecciones nacionales definen proyectos de país, de Estado, de economía y de sociedad. Elecciones regionales definen personalidades, liderazgos locales con la capacidad de llevar adelante articulaciones y gestión de carácter local, de servicios básicos y de necesidades apremiantes de la población”, abundó el vicepresidente.

Los sondeos a boca de urna y recuentos rápidos difundidos por medios locales tras la votación dan como ganador de la gobernación de La Paz al intelectual aimara Félix Patzi, un ex ministro del presidente Morales que se alejó del oficialismo tras el fracaso de su postulación para gobernador por esa fuerza en 2010.

Patzi fue candidato en esta ocasión por la formación opositora Soberanía y Libertad, liderada por el ex alcalde paceño Luis Revilla, quien logró su reelección con casi el 61 por ciento de los votos y constituyó esta nueva fuerza tras perder su personería política el centroizquierdista Movimiento sin Miedo (MSM).

En el departamento de Cochabamba, donde el trópico del Chapare y su federación de campesinos cocaleros es el principal bastión del presidente, se impuso el MAS con Iván Canelas, ex vocero de Morales.

La jornada electoral fue impecable, con una altísima concurrencia ciudadana y ausencia de hechos de violencia, y el reelecto gobernador opositor de Santa Cruz, Rubén Costas, anunció eufórico, la emergencia de una nueva fuerza política, en un país donde Morales permanece imbatible en las 11 últimas elecciones nacionales, regionales, legislativas, de jueces y en un referendo revocatorio.

Poco más de seis millones de bolivianos concurrieron a las urnas para elegir, de entre más de 16.000 candidatos a nueve gobernadores y 339 alcaldes y otras 4.500 autoridades legislativas subnacionales en el acto electoral número 21 desde que fue restaurada la democracia en Bolivia, en 1982. /Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario