Fomentar empoderamiento y recursos ayudará a erradicar la desnutrición

El director del equipo del derecho a la alimentación de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Juan Carlos García, aboga por impulsar el empoderamiento y aumentar los recursos económicos y humanos para, de este modo, erradicar la desnutrición.

Fomentar empoderamiento y recursos ayudará a erradicar la desnutrición

Según las últimas estimaciones de este organismo, unos 805 millones de personas han estado “crónicamente subalimentadas” entre 2012 y 2014, señaló en una entrevista con Efe, lo que supone una disminución de más de 100 millones con respecto a la última década.

No obstante, esa gran masa de población que todavía hoy se encuentra deficientemente alimentada ve limitado su futuro y reducidas sus opciones de desarrollo humano, sobre todo en áreas rurales.

Para afrontar esta problemática estructural de forma integral, diseñando y ejecutando, de manera concertada, políticas públicas que rijan los programas y actividades que permitan alcanzar seguridad alimentaria y nutricional para toda la población, se desarrollan talleres como el que esta semana se celebró en la Antigua Guatemala.

Así lo explicó García, quien reconoció que, aunque no le gustan los ránking, hay determinados índices en el país centroamericano que son “preocupantes” y “difíciles de entender”.

Admitió que no será sencillo revertir la situación, pero que es necesario resolver este problema fortaleciendo los procesos de empoderamiento y ayudando a las personas a encontrar un camino para desarrollarse “autónomamente”.

“Todo el mundo en el mundo tiene un sitio en el mundo”, proclamó poéticamente el directivo.

A su juicio, Guatemala está “comprometida” con exterminar el hambre de la nación, pero ese hecho no será tangible, dijo, hasta que no se alcancen consensos para dar “estabilidad” a los procesos, a las instituciones y a los profesionales.

En este sentido, profundizó, es fundamental la continuidad y el apoyo político en determinadas líneas y programas, “saber construir sobre lo que hizo el anterior” a pesar de los diferentes escenarios gubernamentales o electorales.

De no ser así, continúa, se “erosionan” los organismos y se pierde un tiempo muy valioso en el que se podría “meter otra marcha”, y un ejemplo de que eso se puede conseguir son los países que han salido adelante edificando y fortaleciendo lo que tenían en lugar de eliminar todo y empezar “de cero”.

García observó que, últimamente, Guatemala desarrolló políticas e iniciativas muy importantes para luchar contra indicadores que, en ocasiones, “tienen una inercia muy fuerte”.

Sin embargo, opinó que el desafío sigue siendo “enorme y no necesariamente los recursos que se llegan a movilizar son del tamaño que sería necesario para cerrar esta brecha tan grande”.

Por ello, García apostó por medir el gasto público a través del desarrollo de una metodología común que permita aprovechar los esfuerzos que hagan otros para trabajar con mayor rapidez y poder tomar decisiones en base a información y análisis continuos.

Esas determinaciones, señaló, servirán al Gobierno, al Parlamento, a los diputados o a los diferentes actores sociales para formular diversas propuestas.

“Los países tienen muchas necesidades y recursos limitados, y tienen que encontrar soluciones para ver cómo atienden a lo más prioritario con los recursos que tienen. Y cómo colocan esos recursos de la mejor manera para tener buenos resultados”, manifestó.

Para adoptar esas resoluciones, añadió, se debe caminar hacia esa tendencia global, en la que se pretenden implantar procesos para que los gobiernos sean “más abiertos y más transparentes”, donde, además, todos los actores puedan “tener una voz” para participar socialmente en la constitución de los derechos y de la democracia.

Confirmó que los gobiernos centroamericanos mostraron “disposición” en este procedimiento de facilitar información, aunque “no podemos decir que todos la dieron con la misma facilidad”, a veces por “problemas logísticos”, apostilló.

Reacio a creer en los milagros porque no los ha visto, sí muestra su convicción de que los resultados cambiarán a través del consenso, la identificación de los problemas, el acuerdo de soluciones comunes y un tiempo “suficientemente largo” para que la sociedad note el cambio. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario