Capitales y grandes ciudades europeas se unen contra el cambio climático

Una treintena de alcaldes y representantes de capitales y grandes ciudades de la Unión Europea (UE) adoptaron hoy en París por unanimidad una declaración por la que prometen esforzarse en reducir al menos en un 40 % sus emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2030.

Convocado por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el acto estuvo copresidido por el alcalde de Roma, Ignazio Marino.

Fue organizado en el marco de los preparativos de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se celebrará en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre próximos, la COP21.

El presidente francés, François Hollande, celebró la iniciativa en una breve visita a la Alcaldía de París, donde se encontraban el ministro de Exteriores, Laurent Fabius; y el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete.

Les acompañaban los primeros ediles de Lisboa, Estocolmo, Atenas, Viena, Bruselas, Helsinki, Florencia, Génova, Bucarest, Lyon y Estrasburgo, entre la veintena que viajaron a París, junto con representantes de Berlín, Londres, Milán, Copenhague, Amsterdam, Hamburgo y Dublín, entre otras ciudades.

La treintena de capitales y grandes ciudades que hoy dieron su apoyo a la “Declaración de Alcaldes Europeos por el Clima” resaltaron que representan a “más de 60 millones de habitantes y 2.000 millones de euros de producto interior bruto (PIB)” y aseguraron que la lucha contra el cambio climático es “una prioridad”.

Los alcaldes de las dos únicas ciudades españolas invitadas, Madrid y Barcelona, habían prevenido hace tiempo de su ausencia, según dijeron a Efe los organizadores.

Sin embargo, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, dio su acuerdo previo para figurar entre los firmantes de la declaración.

El documento subraya la decisión de utilizar las inversiones públicas municipales, mediante compras “verdes” conjuntas, entre varias ciudades, e impulsar así a escala europea las “filiales sobrias en carbono”, preexistentes o por crear.

Hidalgo, que trasladó a sus invitados hasta la Alcaldía en automóviles eléctricos, recalcó que ha llegado el momento de actuar, pues es absolutamente indispensable reducir el calentamiento del planeta, algo que “todavía es posible”.

El presidente francés recordó que el éxito de la COP21 “no está garantizado”, pues depende de las difíciles negociaciones entre todos los países del mundo, y subrayó el papel que pueden desempeñar las ciudades para alcanzar el acuerdo buscado.

Las ciudades, dijo, pueden demostrar “que es posible vivir bien con un modelo urbano” que lucha contra el calentamiento climático y presionar a los Gobiernos para alcanzar un acuerdo mundial que proteja el planeta para las generaciones futuras.

A los efectos, la declaración recuerda que más de 6.000 ciudades europeas, estructuradas en redes y reunidas en el Pacto de los Alcaldes, prometieron ya reducir al menos un 20 % sus emisiones de gases de efecto invernadero antes de 2020.

“Para convencerse de que el reto climático es un reto local, basta con recordar que entre 2015 y 2050, las ciudades del mundo acogerán a dos tercios de la humanidad y emitirán el 70 % de los gases con efecto invernadero”, destacó Hidalgo.

Entre otros proyectos que prueban la importancia de actuar unidos, la alcaldesa celebró la iniciativa sobre autobuses eléctricos que lanzará mañana en Buenos Aires el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, presidente del Grupo de Liderazgo Climático conocido como C40.

Junto con Fabius, subrayó, igualmente, que durante la COP21 de París, el Consejo Mundial de las Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) para el Clima reunirá del 4 al 7 de diciembre a un millar de alcaldes de todo el mundo. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario