El BID alerta sobre deserción escolar en A. Latina con filme “El aula vacía”

El cine es una poderosa herramienta de cambio y modificación de políticas públicas en Latinoamérica, especialmente las educativas, algo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se ha tomado al pie de la letra al presentar su primera producción cinematográfica “El aula vacía”.

El BID alerta sobre deserción escolar en A. Latina con filme “El aula vacía”

En el marco de su reunión anual, que se celebra este año en la ciudad surcoreana de Busán, el organismo multilateral dedicó uno de los foros al uso del cine y los medios de comunicación para influir en las políticas públicas,

“El cine es un agente de cambio, tiene el potencial de situar temas políticas y sociales en la agenda pública”, aseguró el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en su intervención.

Asimismo, subrayó que, además del poder transformador del cine y las llamadas economías creativas, este es uno de los sectores más vibrantes de América Latina, donde el PIB generado por estas industrias es el equivalente al del de un país como Perú en el contexto regional.

Por parte coreana, el director del Comité Presidencial para las Generaciones Jóvenes, Yongan Shin, ofreció la perspectiva local, con especial incidencia en los esfuerzos de Seúl en materia educativa y de políticas públicas, a través del cine y otros nuevos medios como elemento de comunicación con las jóvenes generaciones.

Con el objetivo de tratar de unir ambos elementos, el organismo se ha lanzado a la producción audiovisual para el rodaje de la película “El aula vacía”, formada por once cortometrajes que tratan el problema de la deserción escolar en la región.

Según los datos del organismo, la mitad de los estudiantes nunca llegan a graduarse de la educación secundaria, algo que tiene importantes consecuencias para el desarrollo regional y sobre lo que no se presta la atención debida.

“El aula vacía”, bajo la dirección creativa del conocido actor mexicano Gael García Bernal, quien encargó la realización los cortometrajes a reconocidos directores latinoamericanos, refleja los obstáculos que enfrentan los estudiantes en países como El Salvador, Argentina, México o Perú.

Uno de los cortos “Ver, oír, callar”, mostrado en la reunión anual que arrancó hoy, narra la historia de una joven salvadoreña a quien las “maras” obligan a abandonar los estudios con continuas amenazas.

“Es un tema del que se ha hablado muy poco, siento que hay un silencio al respecto y esta era una oportunidad importante para hablar de lo que ocurre en El Salvador”, explicó a Efe Tatiana Huezo, la directora de la película, en la ciudad surcoreana donde ha presentado el filme.

Sobre el conjunto de cortos Huezo, nacida en El Salvador pero formada en México, aseguró que “estas historias son poderosas porque tienen emociones, sentimientos. Te permiten acercarte a otra realidad, y generar una empatía con estas cuestiones”.

El filme, que forma parte del programa GRADUATE XXI de prevención del abandono escolar del BID, fue presentado recientemente en el festival de Guadalajara (México) y más adelante viajará al de Punta del Este (Uruguay).

También intervino en el foro el popular músico argentino León Gieco, cuyo documental “Mundo Alas” se convirtió en 2009 un éxito al relatar la gira del artista con un grupo de jóvenes con diferentes discapacidades, y cuyo concepto ha trasladado al uruguayo Jorge Drexler, para que lo emule. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario