China ejecuta a tres autores de matanza en la estación de tren de Kunming

Tres condenados por la matanza de la estación de tren de Kunming (sur de China), en la que fallecieron 33 personas el 1 de marzo de 2014, fueron ejecutados hoy, informó la agencia oficial Xinhua.

China ejecuta a tres autores de matanza en la estación de tren de Kunming

Iskandar Ehet, Turgun Tohtunyaz y Hasayn Muhammad, acusados por el Gobierno chino de pertenecer a grupos terroristas ligados al yihadismo, fueron ejecutados sin que se haya revelado el método usado, aunque el fusilamiento es la forma más extendida en China, con progresiva introducción de la inyección letal.

Los tres formaban parte de un grupo de ocho personas que atacó indiscriminadamente con cuchillos a pasajeros y transeúntes en la estación de tren de Kunming, capital de la provincia china de Yunnan.

La policía mató en el incidente a cuatro de los agresores, y detuvo a otros cuatro: los tres ejecutados hoy y una mujer entonces embarazada, llamada Patigul Tohti, que fue condenada a cadena perpetua en el mismo juicio que sus tres compañeros, celebrado en septiembre de 2014.

Los agresores eran de etnia uigur, un pueblo de religión musulmana que habita en la región noroccidental china de Xinjiang, donde se vive un conflicto abierto entre las fuerzas de seguridad y grupos independentistas que ha causado cientos de muertos en la última década.

Xinjiang, fronteriza con Afganistán y Pakistán, está habitada por varias etnias musulmanas ligadas a los pueblos de Asia Central, como los mencionados uigures, y según China en ella operan grupos terroristas ligados a Al Qaeda y el Estado Islámico (EI).

Durante meses se desconoció la razón de que el ataque se produjera en Yunnan, una provincia limítrofe con Laos y Birmania situada a cientos de kilómetros del “polvorín” de Xinjiang, aunque investigaciones posteriores señalaron que esa zona se ha convertido en frecuente lugar de paso para uigures que quieren salir de China para viajar a Oriente Medio y alistarse en el EI.

En diciembre, el diario oficialista chino Global Times reveló que alrededor de 300 ciudadanos del país combatían en las filas del EI en Irak y Siria y en febrero aseguró que la organización terrorista asesinó a tres de ellos, de etnia uigur, por intentar desertar.

Por su parte, los uigures en el exilio atribuyen la violencia a décadas de represión a su cultura por parte de las autoridades y niegan que existan grupos organizados, sino individuos desesperados.

China utiliza la pena de muerte como una medida política en lugar de hacer frente a la raíz del problema. Los ejecutados hoy no tuvieron un juez justo”, denunció a Efe uno de los portavoces del Congreso Mundial Uigur, Dilxat Raxit.

En opinión de Dilxat, el Gobierno chino está utilizando los casos de violencia para reprimir más a los uigures, ahora, con penas como la de hoy.

Ningún Comentario

Deja un comentario