Río está con obras al día pero una gran preocupación a 500 días de Olímpicos

Río de Janeiro, que este martes estará a 500 días de la apertura de los Juegos Olímpicos que organizará en 2016, está con todas las obras al día pero preocupado por si cumplirá la meta de descontaminar la Bahía de Guanabara, en donde se disputarán las regatas de vela.

Río está con obras al día pero una gran preocupación a 500 días de Olímpicos

“Estamos al día en los plazos, en los horarios y en el presupuesto. Las obras de las instalaciones deportivas están todas con más del 30 % concluido y la mayoría con más del 50 %”, dijo en entrevista a Efe el director de Comunicación del Comité Organizador Río 2016, Mario Andrada.

Pese a ello, el portavoz dijo que la ciudad brasileña no puede descuidarse debido a que ya hay poco tiempo para resolver cualquier problema.

“Río está preparándose para la fiesta y para los Juegos. Va a entregar todo lo que prometió, pero estamos en una fase en la que tenemos que estar muy atentos. Solo faltan 500 días y si cometemos un error no tendremos tiempo para resolverlo”, dijo.

Admitió, no obstante, que la descontaminación de la Bahía de Guanabara, que baña la zona norte y el puerto de la ciudad, es lo que más preocupa a los organizadores.

“La Bahía es nuestro mayor foco de atención. Tenemos que correr. Las tareas (de descontaminación) están un poco atrasadas”, afirmó.

Río de Janeiro se comprometió a ofrecerle tratamiento hasta al 80 % de las aguas negras que son arrojadas a la Bahía hasta el 2016, pero, en medio de las protestas de los regatistas por tener que navegar en aguas en las que es posible chocar con mucha basura, las autoridades regionales admitieron recientemente que difícilmente conseguirán esa meta.

Sin embargo, en la visita que la comisión de inspección del Comité Olímpico Internacional (COI) hizo a Río el mes pasado, las autoridades nuevamente se comprometieron con la meta inicial.

“Creemos que vamos a llegar a la meta. Ya alcanzamos un tratamiento para el 49,2 % de las aguas negras y tenemos que llegar al 80 %. Es un compromiso. Y, si no hacemos un esfuerzo ahora para limpiar la Bahía, nunca más tendremos una oportunidad tan ideal para hacerlo como los Olímpicos”, dijo Andrada.

En la visita de febrero el COI dijo haber visto importantes progresos en las obras pero alertó sobre el estrecho margen para concluir a tiempo el campo de golf, el velódromo y el campo para las pruebas de equitación campo a través.

De acuerdo con el COI, las tres instalaciones están con sus cronogramas al día pero un atraso o alguna dificultad puede comprometer las competiciones de prueba que tendrán que ser organizadas antes de los Olímpicos.

El Comité Organizador no está preocupado con esas instalaciones.

“Esos atrasos que ellos citaron son preocupaciones relativas a los torneos de prueba y no a los Juegos. El campo ecuestre ya lo resolvimos y tendremos el evento de prueba en la fecha marcada. El velódromo, a pesar de estar un poco atrasado, no tiene ningún impacto para la prueba. Estamos contando con él”, afirmó el director de Comunicaciones.

Andrada reconoció que el atraso en el velódromo fue provocado por los problemas que afrontó una de las constructoras contratadas debido a su implicación en el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras que es investigado en Brasil.

“Ellos tuvieron problemas y redujeron el ritmo en las obras, pero como todos los proyectos son en consorcio y tienen por lo menos dos constructoras la otra asumió el trabajo y ya aceleramos eso y está andando”, afirmó.

“Para los torneos de prueba no tenemos que hacer ninguna modificación, para los Juegos estamos más tranquilos. La parte de las obras es la que, por el momento, marcha más tranquila”, agregó.

Andrada aseguró que, más que las obras, lo que más preocupa al Comité Organizador en este momento son las 44 competiciones test, que comenzarán en julio, cuando la ciudad organizará la fase final de la Liga Mundial de voleibol masculino.

“Está todo muy bien pero ahora entramos en una fase muy complicada que son los eventos de prueba, en los que siempre tendremos ajustes”, afirmó.

Andrada dijo que Río de Janeiro pasa actualmente por una profunda transformación, con obras y tránsito complicado en toda la ciudad, pero que será una urbe totalmente diferente a partir de los Juegos, para cuando, con una nueva línea de metro, un tren eléctrico y tres nuevos sistemas de canales exclusivos para autobuses, hasta el 80 % de la población usará el transporte público.

El Comité Organizador admite que, a 500 días, tiene que doblar sus esfuerzos.

“Es como un atleta que está disputando un maratón. La última parte del maratón es cuando entra al estadio. Parece ser la parte más corta pero es la más importante. Y Río entra al estadio el 24 de marzo. Ese día comenzaremos a darle las dos últimas vueltas al estadio y, si Dios quiere, saldrá todo bien. Tenemos mucha confianza y tenemos motivos para tener tanta confianza”, concluyó. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario