Música clásica incentiva turismo y educación en la “joya tropical” brasileña

La música clásica ha sido la herramienta para impulsar el turismo fuera de temporada e incentivar la educación con un novedoso modelo de iniciación musical en el distrito de Trancoso, la “joya tropical” del sur en el nororiental estado brasileño de Bahía.

Música clásica incentiva turismo y educación en la “joya tropical” brasileña

El festival internacional de música que todos los meses de marzo, ya en el final del verano tropical brasileño, recibe el balneario de Trancoso, en el municipio de Porto Seguro, abre sus puertas para el turismo cultural fuera de temporada y se ha convertido en el “motor” para la implementación de un nuevo modelo de educación.

Más allá de los siete días de presentaciones, el proyecto incorpora activamente a los 2.600 alumnos de escuelas públicas del distrito turístico y a otros 36 estudiantes avanzados de música de otras regiones del país.

El período entre el Carnaval, que este año fue a mediados de febrero, y la Pascua, para abril, torna a Trancoso en un “centro de peregrinación” de músicos de todo el país que quieren intercambiar experiencias y participar del modelo educativo del lugar.

Por eso, después del final del festival “Música en Trancoso” (MeT), que se celebró en la primera quincena de marzo, muchos de los músicos de varias partes del mundo permanecen en el distrito hasta después de Semana Santa.

Organizado por el Mozarteum brasileño en alianza con el teatro L’Occitane, el festival celebró su cuarta edición con más de 300 músicos de todo el mundo, quienes al aceptar la invitación se comprometieron a ofrecer talleres para los alumnos de las escuelas públicas y “máster-clases” para estudiantes avanzados del país.

Los alumnos más destacados participan en una audición especial de la que los organizadores escogerán a los beneficiados de las becas ofrecidas por el Mozarteum.

La fundadora y directora artística del MeT, Sabine Lovatelli, dijo a Efe que la preocupación por la educación siempre estuvo en el ADN del Mozarteum, que en Sao Paulo ya realiza acciones de fomento y divulgación de música clásica con conciertos a “precios accesibles”.

“Nosotros queremos justamente crear una ‘puerta’ para estos músicos que comienzan. Ellos (los consagrados y estudiantes avanzados) podrán guiarlos para que los más jóvenes puedan sentir que hay futuro si estudian y toman en serio la profesión”, resaltó.

Sin embargo, Lovatelli lamentó: “Creo que aquí en Brasil hay mucha juventud que quiere aprender seriamente música, pero infelizmente el Gobierno no pone la educación musical en las escuelas, como tampoco promueve la enseñanza de arte y deporte, que son cosas esenciales en la formación de la personalidad”.

La brasileña Josy Santos, quien participó oficialmente por segunda vez, fue descubierta para el mundo musical hace cuatro años en la primera edición y ganó una beca del Mozarteum para perfeccionarse en Fráncfort (Alemania).

Con 25 años de edad y considerada como la “promesa de la música clásica brasileña”, la mezzosoprano destacó en diálogo con Efe el ambiente de “calor, sol y playa” ofrecido por Trancoso, que con un púbico promedio de 10.000 personas se torna diferente de la mayoría de los otros escenarios destinados para los conciertos “eruditos”.

Santos destacó el sonido de los pájaros y de toda la naturaleza tropical brasileña que se mezclan con las notas emanadas desde el teatro L’Occitane, un espacio completamente abierto que ofrece el aspecto de las antiguas acrópolis griegas en pleno bosque atlántico y que fue proyectado por el luxemburgués François Valentiny.

El clarinetista húngaro Lazlo Kuti, debutante en el festival, resaltó el alto nivel de los estudiantes brasileños.

“Estoy muy feliz de trabajar con estos chicos y chicas, que son bastante entusiasmados, talentosos y también poseen mucha técnica. Básicamente lo que hago es darles consejos en cosas como una mejor respiración, por ejemplo”, subrayó el europeo.

Este año, los alumnos y estudiantes compartieron con músicos consagrados como Paulinho da Viola, el pianista César Camargo Mariano -director musical de figuras como la fallecida Elis Regina-, el tenor argentino Enrique Folger y la mezzosoprano rusa Svetlana Shilova. EFE

Un Comentario

Deja un comentario