Los países amazónicos deben evitar que el agua genere conflictos, según OTCA

Los países amazónicos, que atesoran el 20 % del agua dulce del mundo, deben continuar “actuando juntos” para impedir que esas reservas sean motivo de futuros conflictos, según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA).

Los países amazónicos deben evitar que el agua genere conflictos, según OTCA

“En la medida en que los países amazónicos sigan actuando juntos eso se podrá impedir”, dijo en una entrevista con Efe el diplomático boliviano Mauricio Dorfler, director ejecutivo de la OTCA, organismo regional integrado por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú, Surinam y Venezuela.

La ONU ya ha alertado de que el agua puede ser objeto de grandes conflictos en el siglo XXI y un informe difundido por la Unesco esta semana, como parte de las conmemoraciones por el Día Internacional del Agua el domingo, reafirmó esa tesis, al advertir de que el planeta puede tener un déficit hídrico del 40 % en 2030 si no cambia el actual modelo de consumo y preservación.

Según Dorfler, entre los países amazónicos hay consenso en el sentido de que la gestión del agua es parte de una “agenda común”, que incluye otros fenómenos que pueden afectar esas reservas, como la deforestación o el mercurio volcado en los ríos por la minería ilegal.

Dorfler destacó que esos consensos en el marco de la OTCA han sido alcanzados “incluso con las diferencias políticas” que hay entre los países de la región amazónica, que han sabido dejar de lado las divergencias para trabajar en favor de la preservación.

En ese sentido, puso como ejemplo un proyecto regional sobre el uso sustentable de los recursos hídricos transfronterizos a lo largo de toda la cuenca amazónica, que nace en los Andes y desagua en el Atlántico, en la región norte de Brasil.

Ese proyecto se complementa con un plan que apunta a fortalecer los marcos constitucionales nacionales en lo relativo a la gestión del agua y al desarrollo de iniciativas conjuntas para la creación de un ambiente de cooperación en las áreas social y económica en toda la Amazonía.

“En la región amazónica viven unas 40 millones de personas que no pueden permanecer ajenas al desarrollo”, dijo Dorfler, quien apuntó que esas poblaciones ya sienten los efectos del cambio climático, que se expresa en las fuertes inundaciones o las ingentes sequías registradas en los últimos años en diversas regiones amazónicas.

En ese contexto, indicó que la OTCA ha comenzado a colaborar con comunidades que residen en la frontera entre Brasil y Perú, donde se ejecuta un proyecto para la implantación de huertas en plataformas elevadas a unos dos metros del suelo.

Esas plataformas tienen unos 100 metros cuadrados y permiten mantener la siembra de diversos productos agrícolas durante las inundaciones, con lo que las poblaciones ribereñas pueden continuar generando ingresos aún cuando sus tierras se conviertan en pantanos.

Ese proyecto ha demandado hasta ahora una inversión cercana a los 200.000 dólares y ha favorecido a unas 22.000 personas de las regiones del Nauta, en Perú, y de Tapará Grande, Urucurituba e Igarapé da Costa, en Brasil.

No obstante, se trata solamente de un proyecto piloto que será ampliado en el futuro a otras de las regiones amazónicas que cada año sufren con las crecidas de los ríos.

La OTCA también tiene en sus planes la próxima instalación de un Observatorio Ambiental y reforzar sus programas para la formación de profesionales en ciencias de la naturaleza, que escasean en los ocho países del organismo.

Según datos de la OTCA, la Amazonía esconde al menos 32.000 especies diferentes de plantas vasculares y el país de la región con más doctores en botánica es Brasil, donde no pasan de una decena.

Por otra parte, el 70 % de los estudios sobre la región son realizados por expertos de Estados Unidos o Europa, y del 30 % restante, 80 de cada cien se hacen en Brasil, que posee casi las dos terceras partes del territorio amazónico. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario