El papa pide a los jóvenes de Nápoles que reaccionen con firmeza a la Camorra

El papa Francisco alentó hoy a los jóvenes de Nápoles, ciudad en la que opera la mafia local, la Camorra, a reaccionar “con firmeza contra las organizaciones” criminales y pidió a los delincuentes que se conviertan y que “se dejen invadir por el amor y la justicia”.

El papa pide a los jóvenes de Nápoles que reaccionen con firmeza a la Camorra

“Queridos napolitanos, viva la esperanza, no se dejen robar la esperanza. No cedan a la tentación del dinero fácil y de los ingresos deshonestos. Esto es pan para hoy y hambre para mañana”, afirmó Jorge Bergoglio durante la multitudinaria homilía que ofreció a los napolitanos en la Plaza Plebiscito.

“Esto no trae nada bueno. Reaccionen con firmeza contra las organizaciones que explotan y corrompen a los jóvenes, a los pobres y a los débiles, con el cínico tráfico de drogas y otros crímenes”, agregó.

En esta línea , el obispo de Roma les animó a que luchen para no dejarse “robar la juventud por esta gente” y para que “la corrupción y el crimen no desfiguren el rostro” de esta ciudad del sur de Italia.

“A los criminales y a todos sus cómplices, hoy, con humildad y como hermano, les pido: ‘convertíos, dejaos invadir por el amor y la justicia, por la misericordia de Dios, sed conscientes de que Dios os esta buscando para abrazaros, para amaros, para perdonaros’ La Gracia de Dios perdona todo y perdona siempre”, dijo.

Y añadió: “Es posible regresar a una vida honesta. Se lo piden también las lágrimas de las madres de Nápoles, mezcladas con aquellas de (la Virgen) María. (…) Que estas lágrimas fundan la dureza de los corazones y lleven a todos de vuelta al camino del bien”.

Jorge Bergoglio también lanzó un mensaje para que no pierdan la esperanza y den, así, “frutos de vida nueva a esta ciudad: los frutos de la compartición, de la reconciliación, de servicio, de fraternidad”.

Finalmente, el máximo representante de la Iglesia Católica concluyó su discurso deseando que “el futuro de Nápoles no se resigne a plegarse sobre sí mismo, sino que se abra al mundo”.

El papa Francisco inició hoy un viaje a la región de Campania, donde ha visitado el Santuario de Pompeya y también a los vecinos del barrio de Scampía, conocido por su relación con la Camorra.

A ellos les ha lanzado un discurso duro en el que ha afirmado que “la corrupción es sucia” y que “la sociedad corrupta apesta”. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario